Controlar el consumo de televisión de los niños

En la gran mayoría de los hogares la televisión es el elemento estrella, sobre todo para los más pequeños de la casa que encuentran en el aparato un elemento de irresistible encanto, pero lo cierto es que desde hace un tiempo el consumo de la TV entre los más pequeños es un tema de debate para los adultos.

Se cuestiona de plano todas las influencias negativas que puede tener la televisión en la vida de un niño, pero como bien sabemos, nunca es bueno prohibir ni eliminar rutinas que el niño disfruta si no representa un peligro irreversible, lo que si se debe hacer en cambio, es controlar y enseñar a hacer un buen uso de éste entretenimiento.

Según la UNESCO el primer punto donde hacer foco en cuanto a la relación de la televisión y los niños es el constante bombardeo de imágenes violentas que se ven en la mayoría de los canales, lo que, a edades tempranas, puede confundir el concepto de desarrollo social de una persona, haciendole creer al niño que actuar con violencia puede ser la solución a una serie de circunstancias.

El buen proceder de un padre se identificará cuando comience a limitar el tiempo que su hijo pase frente a la televisión teniendo en cuenta hacerlo dentro de un margen horario que contemple el horario de protección al menor. Los adultos deben dar el ejemplo de realizar otras tareas como leer, o realizar alguna actividad física en lugar de encender el aparato a cualquier hora, hay que recordar que los pequeños imitan todo.

No es positivo en ningún caso mirar la televisión durante las comidas, dado que éstos son los momentos en los que las familias encuentran un lugar en el día para compartir algo juntos y comunicarse, encender la televisión no hará más que entorpecer y diluir todo éste proceso necesario para el desarrollo de cada individuo.

Es bueno además que se estimule a los niños a desarrollar su sentido crítico, es decir, que no lo miren “todo” sino que decidan qué mirar según gustos y preferencias aquellos programas que más se identifiquen con ellos, que creen una rutina en torno a esa emisión y que al terminar apaguen la televisión para realizar otras tareas, nunca debe quedarse encendida durante todo el día aunque nadie le preste atención.

Vía | Viví Plena
Foto | Diario de Sevilla

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...