Consejos para reducir el riesgo de mareo que sufren los niños cuando viajan en coche

La cinetosis o mareo por viajar en coche o en cualquier otro medio de transporte se produce debido a un conflicto en la información que recibe el sistema nervioso. Mientras que pies y ojos envían la señal de que están quietos, el líquido del oído medio se mueve indicando que se está en movimiento, esta información contradictoria provoca como respuesta los mareos.

Mareos infantiles

Algunos niños y personas mayores sufren mareos al viajar en coche, avión, tren y especialmente en barco, incluso si se montan en atracciones feriales pueden sufrir mareos o cinetosis. Quienes sufren estos mareos lo pasan mal, tienen sudoración fría, náuseas y vómitos, y en el caso de los niños, los síntomas parecen exacerbarse y en la mayoría de casos terminan vomitando.

El mareo o cinetosis es el resultado de un conflicto de la información que recibe el sistema nervioso sobre la posición y el movimiento del cuerpo a través de los órganos de los sentidos. Por ejemplo, si se está leyendo un libro sentado, desde los ojos se envía una señal de que estamos quietos, al estar sentados, el sistema musculo-esquelético envía señales sobre su posición indicando que estamos quietos, el líquido del oído interno o vestíbulo, órgano responsable del equilibrio, permanece sin movimientos, lo que indica también que estamos quietos.

Por tanto, si se está leyendo información en el teléfono móvil o se está viendo un vídeo infantil mientras se viaja en coche, se produce un conflicto de información que causa el mareo. Los ojos indican al sistema nervioso que está quieto, y los pies están quietos, por lo que los receptores de sistema músculo-esquelético informan sobre la inactividad, pero el líquido del oído interno se mueve, alteraciones que envían una señal de movimiento, aquí es donde entra el conflicto de información.

Esto provoca que el sistema nervioso sufra una especie de colapso, la información contradictoria tiene como respuesta el mareo o cinetosis. Sobre este tema hay un vídeo y un post muy interesante de Marian García, también conocida como Boticaria García, una experta que seguimos desde hace tiempo y que a través de sus vídeos explica con claridad y facilidad muchas cuestiones relacionadas con la salud.

La Boticaria García comenta que los más afectados por la cinetosis son los niños con edades comprendidas entre los 2 y 12 años, y aunque hay niños que se marean y otros que no, existe una serie de causas que favorecen el mareo, como la falta de costumbre de viajar en un vehículo, la falta de azúcar en sangre, el miedo, sufrir estrés, etc. Se puede reconocer si los niños están sufriendo un episodio de cinetosis a través de una serie de síntomas, los niños dejan de hablar o se quejan, palidecen, sufren sudoración y pueden terminar vomitando.

Todos estos síntomas son consecutivos y anuncian el desenlace, ‘decorar’ la tapicería del coche con la comida anteriormente ingerida. La farmacéutica explica que cuando los niños empiezan a palidecer el mareo no se puede cortar, por lo que se podría decir que terminará vomitando. Por ello es interesante conocer algunos trucos que ayudarán a evitar la cinetosis, no comer antes de viajar o por lo menos que el niño coma poco y que sean sólidos, intentar viajar cuando los niños tienen costumbre de dormir, por ejemplo, durante la hora de la siesta, distraer a los niños hablándoles, cantando con ellos o jugando en lugar de darles un tablet o móvil para que vean dibujos animados.

También puede funcionar bajar las ventanillas del coche cuando vemos que los niños entran en la primera fase que deriva en el mareo, cuando están totalmente callados, algo que no es habitual. También es recomendable evitar determinados ambientadores cuyo fuerte olor puede favorecer que el estómago se revuelva. Que los niños viajen en la parte trasera central del vehículo, evitar que viajen en el sentido contrario a la marcha (dependerá de la edad ya que la normativa lo prohíbe), realizar paradas de descanso para que los niños se despejen, evitar en la conducción las curvas y cambios de marcha bruscos, etc.

Una solución para prevenir el mareo es utilizar algunos remedios como la meclizina o el dimenhidrinato, aunque estos medicamentos que no necesitan receta pueden provocar somnolencia. En el caso de los niños, existen ampollas monodosis y jarabes cuya dosis varía en función de la edad y les ayudarán a evitar el mareo. Finalmente, y como nos informa en su blog la Boticaria García, recordad que no existe ningún dispositivo tipo pulsera que pueda evitar el mareo.

En definitiva, merece la pena seguir los consejos para reducir el riesgo de mareo que sufren los niños cuando viajan en coche, con el tiempo, poco a poco el sistema nervioso aprenderá a reconocer las señales que recibe durante los viajes y las integrará en el marco de la normalidad, por lo que no existirá conflicto de información y no se producirán mareos.

Foto | Phuket@photographer.net

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...