Consejos para que tus hijos usen bien las nuevas tecnologías

Los chicos de hoy parecen haber nacido con una extensión electrónica en sus brazos. Sus juguetes son smartphones, tablets u ordenadores que deben aprender a utilizar responsablemente. Enséñales cómo

Consejos para que tus hijos usen bien las nuevas tecnologíias

Si algo caracteriza a los chicos de esta época, es haber nacido a la par de las nuevas tecnologías. Lo que para ti quizás es un reto o salto a la modernización, para ellos es parte de su juego y cotidianidad. Hasta parecen haber llegado al mundo con smartphones, tablets u ordenadores pegados a las manos. Estos dispositivos los utilizan con frecuencia y guiados más por su intuición que por el conocimiento que tienen sobre su funcionamiento. Pero que eso no te asuste. Por el contrario, es algo a lo que debes sacarle el máximo provecho. Enséñale a tu hijo cómo usar la tecnología de forma responsable, para aprender y divertirse.

Haz que tus hijos usen bien la tecnología

Manejar los dispositivos móviles no genera ningún problema por sí solo. Sin embargo, su uso descontrolado y excesivo sí. Tú eres el adulto, así que toma la batuta en la educación digital de tu hijo y contribuye al desarrollo de su “yo tecnológico”, de una forma sana y equilibrada. A continuación se exponen tres claves para que tu niño haga uso eficiente de las nuevas tecnologías:

Controla el tiempo de pantalla

¿Has calculado el tiempo real que pasa tu hijo conectado en los diferentes dispositivos? Te sorprendería saber cuántas horas al día le dedica a la pantalla o más bien a los contenidos expuestos en su ordenador, teléfono y otros dispositivos móviles y multifuncionales. Y si bien las nuevas tecnologías tienen sus ventajas, también suponen riesgos a los que no desearías que tu hijo quede expuesto.

El empleo prolongado de la tecnología puede provocar adicción a un juego o aplicación, a las redes sociales o al Internet en general. Con la adicción aparece la alteración de los nervios, el mal humor y la angustia por no poder estar perennemente conectado. Este es quizás uno de los mayores peligros que genera el mal uso de las tecnologías. Comienza por controlar el tiempo y regularlo, pero hazlo sin imposiciones.  La comunicación y el entrenamiento son claves en este proceso. Si notas que el pequeño deja de hacer otras cosas por la necesidad de estar en Internet, estás frente a un grave problema. Hazle frente y busca ayuda.

Supervisa el contenido

Procura que tus hijos reciban y compartan mensajes positivos y alentadores en el Internet. Muchos padres y maestros cometen el error de obviar el contenido que “entretiene” al niño o más bien lo ata a la pantalla del dispositivo, pero una adecuada regulación y acompañamiento puede desechar la información inapropiada para el sexo o la edad, e inducirlo hacia lo que es bueno para él.

Establece reglas en cuanto a las horas y el contenido permitido para la utilización de los equipos, sea el televisor, un videojuego, el smartphone, la tablet u el ordenador de mesa. Deben ser normas claras que acarreen un compromiso o castigo.

Para que exista un adecuado monitoreo debe trabajarse en la ubicación del dispositivo o lugar de uso. Lo ideal es que el niño haga aprecio de ellos en sitios comunes como la sala o el comedor, así tendrás libre acceso para vigilar a qué contenido accede y cuánto tiempo dedica a ello.

Edúcate para educar

El mejor ejemplo para tus hijos es el que ofreces con tu accionar. Edúcate en el uso eficiente de las nuevas tecnologías y enseña a tus niños a relacionarse de manera responsable con ellas. No los dejes solos en la navegación. Acompáñales, comparte historias y técnicas, juega con ellos para que vayan aprendiendo, hasta que se hagan autónomos en la tarea. Las herramientas tecnológicas son un material lúdico-educativo en potencia que sólo aprovecharán con la debida orientación. No lo desperdicies.

No se trata de poner la mejor tecnología en sus manos, sino de responder a sus inquietudes, incentivar la investigación y la creación, la búsqueda de juegos que inciten al aprendizaje, a la resolución de problemas y conflictos. A todo eso y más pueden ayudarte las nuevas tecnologías.

Convierte a la tecnología en una aliada del aprendizaje

La tecnología, como todo avance de la ciencia, no puede ser vista como un enemigo. No tiene que coartar el desarrollo de los niños en un ambiente de juegos, carreras y otras actividades al aire libre. Su uso inclusive en estas actividades podría ser de gran ayuda para la motivación física de los pequeños.

Convierta el tiempo de pantalla en una especie de trofeo por ganar el partido de fútbol o sacar buenas calificaciones en el colegio. Mejor aún, emplee los dispositivos para mostrarle al niño los movimientos y técnicas del juego valiéndose de las grabaciones o jugadas virtuales, para que luego se luzca en el equipo. Busque aplicaciones especializadas y haga que practique idiomas, ejercicios matemáticos de una forma agradable y sencilla.

Los infantes tienen su propio ritmo de trabajo y de aprendizaje. Sea en casa o en la escuela, el método de enseñanza tradicional combinado con el buen uso de las herramientas tecnológicas, garantizará el mejor de los resultados. Esto sin perder de vista las tres claves que se han sugerido: entrenamiento, supervisión y comunicación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...