Consejos para evitar golpes de calor en niños

La hidratación es fundamental

En verano, debido a las altas temperaturas, los golpes de calor se convierten en un gran riesgo, sobre todo para los ancianos y para los bebes. Como resulta lógico, los padres siempre queremos lo mejor para nuestros hijos, así que es conveniente que conozcamos algunos consejos prácticos para evitar que los más pequeños sufran un golpe de calor.

¿Qué es el golpe de calor y cuáles son los síntomas?

Lo primero y más importante a tener en cuenta es que son precisamente los niños más pequeños los que mayor riesgo de sufrir un golpe de calor en verano ya que su mecanismo para regular la temperatura corporal no es demasiado eficaz. El golpe de calor se produce cuando el organismo no es capaz de desprenderse del exceso de calor por sí mismo.

Respecto a los síntomas, pueden variar de un niño a otro, aunque los más frecuentes son: fiebre elevada, piel excesivamente caliente, irritabilidad, dolor de cabeza, y en los casos más graves, pulso rápido y débil.

¿Cómo prevenir el golpe de calor?

Debemos tener especialmente cuidado con nuestros hijos durante la época estival, evitando exponerlos a temperaturas elevadas, sobre todo si tienen menos de cuatro años. Si vamos a la piscina o a la playa, es mejor no hacerlo durante las horas centrales del día, de 12:00 a 16:00, cuando el calor es más intenso.

En cuanto a la ropa, lo mejor es que sea de tejidos naturales y colores claros. El algodón y el lino son estupendos para hacer frente al sofocante calor. Además, es conveniente cubrir la cabeza de los niños con una gorra.

Por supuesto, debemos estar pendientes de que los más pequeños tomen agua frecuentemente, aunque no nos la pidan y no tengan sed. La hidratación es uno de los aspectos fundamentales.

En cuanto a la alimentación, en verano hay que evitar las comidas calientes y copiosas. Mejor apostar por alimentos frescos y ligeros, y si tienen un gran contenido en agua, punto a favor. Por ejemplo, la sandía y el melón son dos frutas estupendas para tomar en verano, y a los niños les encantan.

Y, por último, señalar que los niños sólo pueden permanecer durante unos pocos minutos en el interior de un coche los días calurosos, y en ningún caso deben hacerlo sin la vigilancia de un adulto. Por lo tanto, debemos estar muy pendientes de nuestros hijos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...