Consejos para educar a los niños sin gritar

Descubre las claves para educar a los niños sin gritar

Consejos para educar a los niños sin gritar

Educar a nuestros hijos gritando no es en absoluto una buena idea. Así solo conseguimos generarles emociones y sensaciones negativas: miedo, rabia, tristeza, inseguridad, ira, estrés… E incluso agresividad. No hay ninguna duda de que los gritos dejan huella en la personalidad de los más pequeños, así que es mejor evitarlos. Teniendo en cuenta una serie de claves prácticas, es posible educar a los niños sin gritos.

Empatía

La empatía es la mejor forma que nosotros como adultos tenemos para relacionarnos con nuestros hijos. Tenemos que ser capaces de ponernos en su lugar. De lo contrario, nunca seremos capaces de saber qué es lo que necesitan en realidad y por qué actúan como lo hacen.

Aunque parezca complicado, aprender a ser empáticos no es en absoluto difícil. Tenemos que evitar dejarnos llevar por nuestra ira. En los momentos de mayor tensión debemos respirar, reflexionar y entender que los niños son niños. Nuestro papel como padres es comprender sus emociones y sentimientos, y apoyarles emocionalmente.

Modelo a seguir

Nosotros somos el espejo en el que nuestros hijos se miran. Somos su guía, así que tenemos que hacer todo lo posible por ser el mejor ejemplo del modelo a seguir. Por lo tanto, una de las mejores claves para educar a los niños en el respeto sin gritos es dar buen ejemplo.

Emociones

Como adultos tenemos que conocer y reconocer nuestras emociones. Es el paso previo a saber gestionarlas de forma adecuada para mejorar la relación que tenemos con nuestros hijos. Siempre debemos ser muy conscientes de lo que pensamos y de lo que sentimos, y por qué lo hacemos. Estar plenamente conectados con nuestro interior cuando nuestros hijos por ejemplo pegan a un niño en el parque es fundamental para gestionar la situación de forma adecuada.

Reflexionar

La reflexión es un reto prácticamente imposible de alcanzar si no somos capaces de conocer y reconocer nuestras propias emociones. Es por ello que resulta tan importante ir logrando objetivos de forma progresiva. Una vez sabemos lo que nos pasa y por qué, es el momento de buscar el auto-control. Se trata de respirar profundamente y reflexionar sobre si la situación realmente es tan importante. Como padres tenemos que relajar nuestras emociones y solucionar los problemas desde la coherencia y la empatía.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...