Consejos de seguridad alimentaria para la noche de Halloween

Como cada año, la Agencia de Medicamentos y Alimentación ha dado a conocer algunos consejos de seguridad alimentaria para la noche de Halloween, seguirlos ayudará a que los niños disfruten plenamente de la Noche de Brujas.

Seguridad alimentaria infantil

En Estados Unidos la FDA (Agencia de Medicamentos y Alimentación) ha elaborado una pequeña guía con algunos consejos de seguridad alimentaria para la noche de Halloween dirigidos especialmente a los niños, son consejos a tener en cuenta y que perfectamente se pueden aplicar en nuestro país, aunque la Noche de Brujas no sea tan efusiva y celebrada como lo es en Estados Unidos.

Con esta mini guía se pretende que los niños y sus padres puedan disfrutar plenamente de la fiesta sin correr ningún riesgo relacionado con la alimentación. Según explica la FDA, los niños no deben comer los dulces y golosinas durante su recorrido por los hogares para realizar el tradicional truco o trato de Halloween, hay que pedir a los pequeños que esperen a llegar a casa, de este modo los padres podrán inspeccionar lo que han recogido en sus bolsas.

Se recomienda que los niños salgan de su casa habiendo disfrutado de una comida ligera, no hay que dejarles marchar con el estómago vacío. También es necesario aconsejarles que no acepten ningún alimento que no esté envuelto en su envoltorio original, y mucho menos comérselo. En el caso de los niños más pequeños, los padres deberán eliminar de su preciado botín de golosinas cualquier pequeño alimento o juguete que pueda ser un riesgo de asfixia, cacahuetes, caramelos duros, chicles o pequeños juguetes.

Los padres deben supervisar las golosinas recogidas y comprobar que además de estar envueltas en su envoltorio original, no tienen signos de haber sido manipuladas, si tienen pequeños agujeros, un aspecto inusual como la decoloración (han estado guardadas mucho tiempo) o tienen cualquier defecto sospechoso, deben ser tiradas a la basura.

Otros consejos que brinda la agencia y que merece la pena tener en cuenta:

La bebida que se sirve en una fiesta de Halloween, como los zumos que emulan a una pócima preparada en un caldero, un ponche, etc., deben ser pasteurizadas o tratadas de modo que se hayan eliminado los microorganismos patógenos, es preferible adquirir bebidas envasadas. No probar la masa de pastel o galletas cruda antes de la cocción por muy tentador que resulte a los niños. En el caso del tradicional juego de la manzana en el que se pone en un gran barreño lleno de agua manzanas para que los niños las cojan mordiéndolas sin utilizar las manos, se recomienda lavar bien la fruta para evitar posibles toxiinfecciones.

Los alimentos perecederos deben estar en la nevera hasta el momento de su servicio, no se deben sacar antes, ensaladas, sándwiches, platos de pasta fría, pasteles, etc. La razón es que el frío evita que las bacterias patógenas puedan proliferar. Con otros tipos de comida se recomienda que no esté más de dos horas a temperatura ambiente. La FDA aconseja también tener cuidado con ciertas golosinas debido a la creciente disponibilidad de la marihuana, parece que actualmente hay una oferta de caramelos y chocolates que la contienen, por lo que ante una golosina desconocida, lo mejor es descartarla.

Algunos consejos se pueden aplicar en nuestro país, con ello lograremos más seguridad y que los pequeños puedan disfrutar de una fiesta de Halloween con toda tranquilidad. Podéis conocer más información sobre estos consejos a través de la página oficial de la FDA.

Foto | Matthew Oliphant

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...