¿Cómo conseguir que los niños sean buenos lectores?

Aunque los infantes españoles han demostrado mayor interés hacia los libros, aún es mucho lo que puede hacer para que se enamoren de ellos. Haz que tus chicos sean grandes lectores.

Con estos trucos lograrás que tus hijos sean grandes lectores

La lectura es primordial para la construcción de aprendizajes. Favorece el rendimiento académico y, en general, es indispensable para el éxito de todo el proceso educativo. Por ello, es imperante lograr que los niños se interesen por ser buenos lectores.

En España se ha notado cierto incremento en el apego de los infantes hacia la lectura. Sin embargo, todavía no se han alcanzado los niveles deseados, razón por la cual se evidencian significativas deficiencias en comprensión lectora. La ventaja, es que para ello hay solución. Siempre que tengan libros a la mano y se les inculque el hábito desde edades tempranas, se podrán obtener buenos resultados.

¿Qué hacer para que los niños sean buenos lectores?

Para conseguir que los chicos sean buenos lectores, se requiere contar con una serie de condiciones, entre ellas la participación activa y comprometida del grupo familiar, especialmente de los padres.

Así lo corrobora la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo (IEA). La institución contempla medidas derivadas de datos resultantes en estudios de comprensión lectora, realizados con estudiantes de nueve y diez años, cursantes de cuarto grado de primaria. Las mismas involucran factores influyentes como la familia, el ambiente escolar y el rol de profesores y compañeros de clases. Entonces, ¿Cómo conseguir que los niños sean lectores?

Casas con libros

La tenencia de libros en casa destaca como un aspecto de elevada ponderación. Mientras más material bibliográfico se tenga, mayor puntuación se adjudica. Desde los primeros años de edad, los niños deben contar en su hogar con material impreso de su interés, a su alcance, y no colocado en armarios o muebles.

Los progenitores han de leerles cuentos y libros infantiles realizando preguntas sobre el contenido. Nunca se debe subestimar al infante por ser pequeño, considerándolo incapaz de entender. Hay que narrarles historias, explicando el valor del acto de leer y los maravillosos descubrimientos que se pueden hacer en los libros.

Padres lectores como modelos

Los padres tienen que ser modelos lectores para sus hijos. Si ellos sienten placer por la lectura, están en mayor capacidad de estimularlos. Mientras comparten tertulias de lectura, le podrán enseñar a los niños a cuidar los libros y a quererlos.

En la investigación del IEA, Los niños de hogares españoles estimulados por sus padres a leer desde pequeños, incluso antes de iniciar la primaria, obtuvieron mayor puntaje que aquellos que no lo fueron. Unos papás lectores con formación académica, son un gran apoyo para el aprendizaje y la consecución de mejores calificaciones

A las aulas desde temprana edad

Una educación formal temprana incide positivamente en la lectura. Los investigadores señalan que deben iniciar entre cero a tres años. Esto les favorece para desarrollar habilidades lectoras antes de comenzar la educación primaria.

Uso de las bibliotecas escolares

Contar con una biblioteca escolar es elemental. Debe tener una adecuada dotación bibliográfica y tecnológica. Hay que usarla sistemáticamente y no tenerla como un depósito de libros, donde sólo se asiste esporádicamente. Aunque Internet le ha robado protagonismo a estas salas, es vital que los padres y maestros hagan que los chicos vuelquen su atención a ellas. Lo que allí se halla es invaluable. Los niños deben descubrirlo.

El rol motivador de los adultos es clave para hacer crecer el gusto de los infantes por una actividad tan importante, enriquecedora y gratificante como es la lectura.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...