Con agua y bebidas lácteas, los niños toman menos refrescos azucarados

Una investigación demuestra que introducir de forma obligatoria el consumo de agua o leche en los niños como parte de la dieta habitual, reduce el consumo de refrescos azucarados. Los niños tienen menos apetencia por el consumo de este tipo de bebidas y además consumen menos calorías.

Agua contra el sobrepeso

Un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Copenhague y la Universidad Técnica de Dinamarca, concluye que con agua y bebidas lácteas los niños toman menos refrescos azucarados. En la investigación se ha constatado que los niños con sobrepeso reducen su consumo en refrescos si en la dieta habitual toman agua o leche, por lo que se considera que es necesario promover el agua como fuente principal de la ingesta de líquidos de los niños.

El agua no contiene calorías o energía como los refrescos, pero puede contribuir a que los niños tengan una sensación de plenitud o saciedad, favoreciendo que se estabilice o se reduzca la ingesta total de energía. En este estudio participaron 173 adolescentes con sobrepeso que fueron divididos en dos grupos, durante un periodo de 12 semanas cada grupo debía tomar a diario la bebida que se le había asignado, un litro de agua o un litro de leche.

El propósito era estudiar los efectos que tenía el consumo de estas bebidas en el patrón alimentario, el tipo de alimentos consumidos, y la cantidad de calorías y nutrientes aportados al organismo. A los adolescentes participantes se les animó a comer sin limitaciones durante el tiempo que duró el estudio, la única condición impuesta era la ingesta de las bebidas antes mencionadas.

Tras pasar las 12 semanas, los resultados mostraron que los niños habían consumido menos alimentos, además el consumo de bebidas azucaradas fue menor, tanto en el grupo que tomó leche, como en el que tomó agua. Los expertos apuntan que el grupo del agua consumió menos calorías que el de la leche, lo que muestra que en las estrategias para avanzar un peso saludable, el agua debe ser bebida obligada.

Ya sabemos que el agua es el mejor líquido para hidratarse correctamente y evitar las calorías que aportan los refrescos azucarados, pero no se había estudiado hasta el momento cómo la obligación de consumir agua podría provocar cambios en los hábitos alimentarios. Según los expertos, beber agua parece tener una influencia positiva en la dieta en general, los adolescentes del estudio habían reducido el consumo de refrescos y otros alimentos calóricos sin decirles nada.

Por ello, los expertos recomiendan que el agua debe ser promovida como principal fuente de ingesta de líquidos para los niños, ya que se logrará que reduzcan el consumo de bebidas azucaradas. Los refrescos se deben consumir ocasionalmente, no deben estar en la mesa a diario y tampoco se deben utilizar como fuente de hidratación para saciar la sed, especialmente si se sufre sobrepeso. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica International Journal of Food Sciences and Nutrition.

Foto | Aqua Mechanical

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...