¿Cómo pueden los padres inculcar buenos hábitos de consumo?

Para evitar en los niños el consumismo, los padres pueden adoptar varias medidas: hablar con ellos y enseñarles a gastar solo lo que se necesita, enseñarles lo que significa el esfuerzo y el trabajo, permitir que los niños ayuden y colaboren con los gastos de la semana (como la compra diaria, la ropa, gastos del colegio, etc.). Además, para que los niños tomen conciencia, hay que predicar con el ejemplo y evitar compras innecesarias, de esa manera los niños se darán cuenta que para conseguir algo se necesita de mucho esfuerzo y aquello que consigan, lo tomaran con más ilusión.

Teniendo en cuenta la situación actual de nuestra sociedad y el cambio radical en la economía de los hogares, es imprescindible que los padres tomen medidas en la educación de sus hijos con respecto al consumismo. Una forma de hacerlo es concienciando a los niños desde pequeños de lo que significa el esfuerzo y el trabajo, dos aspectos fundamentales para conseguir aquello que les hace ilusión. No sólo les ayudará en su infancia a tomar conciencia de lo que pueden conseguir con ese esfuerzo, sino que les estarán dando a sus hijos las bases para que en el futuro sean personas adultas con las ideas muy claras de lo que es necesario comprar y de lo que no.

Enseñarles a comprar les ayudará a evitar el consumismo

Tomar conciencia me parece realmente importante por un motivo muy claro, si es fácil gastar, si es fácil comprar, aquello que se adquiere pierde importancia, se hace con menos ilusión. Si por el contrario se debe trabajar y esforzarse para conseguir un fin, ya sea un regalo, un juguete o incluso un viaje con ellos, es necesario, para que tengan ilusión, que sepan apreciar el esfuerzo que ha costado conseguirlo.

Por ello, a la hora de realizar compras podemos adoptar dos posiciones: hacerlos participes o no. Si los padres hacen participes a sus hijos de las compras, les estarán ayudando a que comprendan lo que cuesta cada cosa que se adquiere. No hace falta forzar ninguna situación, se puede aprovechar la compra de la semana, organizar las vacaciones con ellos, organizar su cumpleaños de acuerdo a un presupuesto, comprarse la ropa, preparar el material del colegio, etc. Es importante fijar al niño la cantidad de dinero de la que se dispone y estudiar con él qué es aquello que es necesario comprar.

Para evitar en los niños el consumismo, es necesario que los padres den ejemplo con su propio comportamiento. Hoy es fácil, ya que no sobra el dinero y cada vez hay más familias que han tomado la decisión de comprar solo aquello que hace falta, pero eso debería ser siempre así. Porque de esa manera se enseña y se acostumbra a los niños a comprar solo aquello que necesitan, con lo que estaremos ayudándoles a evitar el consumismo desaforado. Por ello, es importante hablar con los pequeños, explicarles por qué no se pueden comprar chucherías todos los días, ni juguetes solo por el capricho de que todo lo que ven lo quieren. Es realmente difícil no comprarles todo aquello que piden, sin embargo es necesario e importante para su educación.

Foto | Scott & Elaine van der Chijs en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...