¿Cómo lograr que los niños duerman solos en su habitación?

Conseguir que los pequeños no se metan a la cama de sus padres puede ser un dolor de cabeza. Entender el motivo del hábito y propiciar lo necesario para su descanso, puede ser la solución.

Trucos para lograr que el niño duerma solo en su cuarto

No todos los niños son iguales. Sin embargo, hay un hábito que es común en los infantes: dormir con sus padres. Esta práctica es dañina para los pequeños, pues genera problemas físicos y emocionales. Sólo tú puedes evitarlos. ¿Cómo? motivando a tus hijos a descansar solos en su habitación.  

Estudios señalan que la edad ideal para comenzar a dejar a los chicos solos en su dormitorio, es a los cinco meses de nacido. No obstante, este tiempo suele alargarse hasta convertirse en un mal hábito. Si bien pueden haber otras causas asociadas (enfermedad, temor, apego…), recibir a otro “huésped” en la recámara matrimonial no es la mejor solución.

La falta de atención influye en el mal hábito

Es normal que en ciertos momentos los chicos acudan a la cama de mamá y papá porque tienen una pesadilla, oyeron un ruido o sienten que necesitan un poco de cariño. Pero estadísticas indican que son muchos los niños entre 2 y 6 años de edad que lo hacen por simple rutina. Profesionales de la psicología aseguran que entre las razones se encuentra la falta de atención.

Entender el porqué de la negativa de un niño a dormir solo es lo principal. A menudo, lo que buscan es compañía emocional y no física. Y no se trata de una necesidad innata, sino de una carencia generada por los padres. Si durante el día casi no interactúan o no le demuestran afecto al chico, éste buscará compensarlo durmiendo a su lado.

Esta desconexión también pueden sentirla los adultos y-muchas veces-son ellos los que propician el hábito. Es una forma de recibir afecto del pequeño, tal vez por sentirse culpables por no brindarles tiempo de calidad. Es así como se crea un “círculo vicioso” que afectará a todos.

Romper con este patrón pasará por dar más atención al pequeño. Igualmente, por recalcarle que así esté en el dormitorio contiguo, sus padres estarán disponibles cuando lo requiera. Mostrarse afectivos y respetar las emociones del niño, así como sus temores y dudas, ayudará a lograr el objetivo.

Las consecuencias no se hacen esperar

Cuando compartir cama con los adultos no es un hecho inevitable (falta de espacio), lo mejor es que los niños duerman solos. Durante el sueño el cerebro trabaja y segrega sustancias que ayudan al desarrollo físico del infante. Es importante que el descanso sea profundo y sin interrupciones.

Los movimientos, ronquidos o contactos que le impidan al chico descansar como es debido, pueden alterar su crecimiento. Igualmente, se crean sentimientos de dependencia que-a la larga-pueden generar falta de confianza o baja autoestima. Incluso, reportes indican que dormir con adultos propicia el abuso sexual infantil.

Medidas a tomar para que los niños duerman solos

La disciplina y la constancia son fundamentales para crearles la costumbre de ir a la cama solos. Establecer horarios y rutinas es otra buena opción. Por ejemplo, darles un baño de agua tibia y leerles un cuento antes de acostarlos.

De igual modo, hay que crear el ambiente propicio para el sueño del pequeño. Tener la luz adecuada, la temperatura y el aislamiento necesarios para el descanso. Igualmente, tanto el padre como la madre deben ser firmes y no permitirle violar el acuerdo. Ser cariñosos, escucharlos y explicarles que llegó el momento de que todos deben descansar, le ayudará a que se mantengan en su habitación.

Aunque te veas tentado a hacer excepciones, no debes incurrir en ello. Esto confundirá al niño. Ante un mal sueño, un resfriado o cualquier otra situación que requiera tu atención, es mejor que seas tú quien se traslade al dormitorio infantil y no al contrario.

Haz que se emocione de estar en su habitación, comentándole que tendrá más espacio para él solo y que podrá decidir cómo decorarlo. Si hay regresión, cosa que puede ocurrir a los dos años, deja una luz encendida o la puerta medianamente abierta, pero no caigas en los chantajes. No olvides prepararlo para ir al baño o tomar agua. Eso ayudará a que la adaptación sea más y fácil. Bajo ningún concepto recurras a la tecnología para convencerlo de quedarse en su cuarto. Los niños no deben dormir con dispositivos electrónicos. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...