¿Cómo involucrar a nuestro hijo ante la llegada de un hermano?

La llegada de un bebé a casa es un cambio radical, tanto para los padres como para los hijos. Para los padres, porque se duplica el trabajo, para los hijos, porque pueden sentirse desplazados y empezar a sentir celos. Para ello es importante la actitud de los padres ante esta nueva llegada y el hecho de hacer partícipe a su hijo del cuidado del bebé ayudará a sentirse al hijo más involucrado y a establecer un vínculo muy especial. Sentirse responsable ayudará aceptar esta nueva llegada.

La llegada de un hijo a casa es siempre un cambio muy importante. Cuando se trata del segundo hijo muchas cosas no cambian para los padres, aunque está claro que, dependiendo del tiempo que se haya dejado pasar entre un hijo y otro, empezar de nuevo con pañales, con llantos, con noches sin dormir, etc. puede ser un poco duro. Sin embargo, todos los que somos padres sabemos que esta situación es temporal y que poco a poco todo vuelve a la normalidad. En el caso de los hijos, es necesario que los padres tengan en cuenta que el hermano mayor puede sentir celos o sentirse un poco desplazado ante la llegada de un nuevo miembro en la familia.

Los hermanitos mayores necesitan sentirse útiles en el cuidado de su hermanito.

Para evitarlo, los padres pueden adoptar varias soluciones que pueden ser muy efectivas y que pueden empezar en el mismo momento en el que se sepa que el embarazo va bien y que ya lo hemos empezado a notificar a la familia. Cuando mamá está embarazada, está más cansada y necesita más ayuda, sobre todo a medida que el embarazo va progresando y que el bebé va pesando más. Recibir un poco de ayuda de los hijos puede ayudar a los niños a empezar a establecer ese vínculo que los unirá toda la vida. Si cuidan de mamá, también cuidan del hermanito. Puede ser buena idea sentarse con ellos, hablarles del bebé, dejar que ayuden a escoger el nombre, la ropita, la habitación o incluso dejar que escuche los sonidos de su hermanito en el vientre de mamá, serán aspectos del embarazo que ayudarán a preparar al hermanito mayor.

Cuando el bebé nazca, aunque es muy pequeñito y requiere de cuidados muy especiales, no debemos reñir al hermano mayor por querer acercarse, al contrario, debemos incluirlo siempre que podamos, ya sea ayudándonos a que nos dé las cosas que necesitamos, que nos ayude a vestirlo, que nos ayude a calmarlo, etc. El hermano necesita saber que sus padres también lo quieren también a él, así que le ayudará mucho que le repitas lo mucho que le quieres y lo bien que lo hace ayudando con el hermanito pequeño.

Otro aspecto a tener en cuenta, una vez crece el hermanito pequeño, son las comparaciones. Hay un dicho popular clásico que dice: «las comparaciones son odiosas», y cuánta razón tiene. Cada persona es individual y única, lo que un hijo puede hacer perfectamente bien, al hermanito no tiene por qué salirle igual. Compararlos solo les hace daño por dentro y crea rivalidades o competencias entre ellos innecesarias. Si les enseñamos a respetarse cada uno tal como son, les estaremos ayudando a ser personas respetuosas e independientes, dos virtudes que los acompañarán el resto de sus vidas.

Foto | Jenniferschwalm en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...