Cómo implicar a los niños en las tareas domésticas

Esto es todo lo que debemos saber como padres sobre el reparto de tareas en el hogar

Según un estudio realizado por la Universidad de Harvard repartir las tareas domésticas entre todos los miembros de la familia, incluidos los más pequeños, aporta valores educativos muy importantes, y hace que los niños terminen siendo adultos exitosos.

Aunque a veces tendemos a pensar que los niños no deben hacer nada en casa hasta cierta edad, es esencial que les impliquemos en las tareas domésticas desde temprana edad. De esta manera, logramos que se sientan como un miembro más de la familia, con sus responsabilidades y tareas, lo que mejora su confianza y autoestima.

Como resulta lógico, nunca debemos exigirles a nuestros hijos tareas que estén por encima de sus capacidades, según su edad. Además, si los más pequeños se niegan a cumplir con sus obligaciones, debemos evitar hacerlas en su lugar.

Tareas por edad

Por supuesto, los padres debemos conocer qué tipo de tareas domésticas podemos asignar a nuestros hijos en función de su edad. Los niños son capaces de hacer pequeñas cosas desde temprana edad. Algo tan sencillo como coger el pañal y tirarlo a la papelera. De esta manera, conseguimos que lo vivan como una tarea asumida para ellos, de forma que todo los resulta mucho más sencillo porque lo incorporan a su día a día como un hábito.

Si empezamos a pedirles que hagan cosas en casa cuando son más mayores, a los cuatro o cinco años de edad, es mucho más complicado. La clave para implicarlos es la firmeza y la perseverancia, pero siempre desde el cariño. Sí, podemos ser cariñosos con nuestros hijos pequeños pero al mismo tiempo firmes con ellos.

Entre los dos y tres años los más pequeños pueden ocuparse de comer solos, ordenar sus juguetes, recoger su ropa, e incluso regar las plantas.

Cuando cumplen los cuatro años de edad ya son capaces de vertirse solos, poner y quitar la mesa, ayudar a los adultos a fregar los platos, e incluso asumir la responsabilidad de cuidar de la mascota.

Entre los seis y los nueve años pueden ordenar sus juguetes, preparar la mochila del colegio, barrer y hacer su cama. También puede preparar el desayuno.

A partir de los diez años podemos asignarles tareas más complejas, como tender la ropa, sacar la basura, limpiar los platos, e incluso hacer pequeñas compras.

Estos son los principales aspectos que debemos conocer como padres para el reparto de tareas en el hogar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...