¿Cómo hacer para que tus hijos no se despierten por las noches?

El correcto descanso es esencial para el crecimiento y desarrollo de los niños. Está en tus manos hacer que su reposo nocturno sea prolongado, y aporte verdaderos beneficios.

No permitas que tus hijos se desvelen

Lograr que los niños se duerman no siempre es fácil. Cuando están pequeños o recién se acaban de mudar a su propia habitación, suelen intercalar jornadas de sueño con vigilia, para buscar a la madre. Al percatarse de su ausencia lloran, se quejan y comienzan a clamar por su resguardo y protección.

El panorama no es tan distinto entre los 3 y 6 años, cuando suelen aparecer los terrores nocturnos o pesadillas. Las causas no son determinantes, pero pueden estar relacionadas con ansiedad, estrés o exceso de emociones durante el día. También están aquellos que por una enfermedad, el cambio de horario o la falta de hábitos, no dan continuidad a su descanso. Frente a estas circunstancias, muchas madres y padres se preguntan cómo hacer para que los niños no se despierten por las noches.

Si bien muchas de estas conductas van desapareciendo con la edad, es fundamental tomar acciones que favorezcan el adecuado reposo de los chicos, especialmente en horas nocturnas. Según los especialistas, lo ideal es que los peques duerman entre ocho y 10 horas durante la noche. Sin embargo, muchas veces son los adultos quienes incurren en fallas que entorpecen el proceso. En ese caso, hay que aplicar los correctivos necesarios.

Datos sobre el sueño de los niños

Que el chico se mueva un poco o emita algún quejido, no necesariamente implica que se haya despertado. Entenderlo es esencial para detectar la presencia o no de un problema de sueño. Si hace ruido, pero no llora, y mantiene los ojos cerrados, es mejor que no intervengas. De lo contrario, podrías ser tú quien lo “obligue” a despertarse.

También es preciso saber que los ciclos de sueño en los chicos suelen ser de 40 minutos. No siempre se despiertan entre ciclo y ciclo, pero pueden “enviar” señales que induzcan a pensar que es así (movimientos, gemidos, etc). Por las comidas y la adaptación, desde que nace y hasta los 15 meses, el bebé se despierta con más frecuencia, pero los episodios van disminuyendo con el crecimiento, como hemos dicho antes.

Distinto a lo que muchos creen, enseñarle a dormir en su dormitorio desde los 4-6 meses es bueno para él, pues irá conociendo y controlando más rápidamente su nuevo entorno. Se dice que a esa edad es más consciente de la ausencia de los padres, pero también más capaz de afrontarlas si no los ven. Si al abrir sus ojitos nota que están allí, posiblemente llore para llamar la atención. Eso indudablemente entorpecerá el descanso de todos.

Tips para que los chicos no se levanten por las noches

Aunque el flujo de energía de los niños pareciera ser inagotable, en horas nocturnas es vital promover un estado de calma que los induzca al sueño. Lo primero y más importante, son los hábitos. Un baño con agua calentita, un suave masaje, la lectura de un cuento o unas caricias en la cabeza, le aportarán esa serenidad que los llevará a los brazos de Morfeo.

Evitar los estímulos exagerados antes de ir a la cama también es fundamental. Prohibidos deben quedar los celulares, el televisor, los equipos de sonido y los juegos. Cada distracción irá mermando el sueño y, por ende, las posibilidades de que se despierten por la noche serán mayores.

Acostarlo muy tarde o permitirle dormir en el cuarto matrimonial tampoco es apropiado. Esto y la falta de constancia perjudican el descanso. El niño debe comprender, desde temprana edad, los beneficios del sueño para su salud y crecimiento. Asimismo, debe aprender a dormir, tal y como aprende a comer, a ducharse o a vestirse. Así él mismo será garante de su propio reposo.

Si aún con todo esto tu chico se levanta por las noches, debes considerar la aplicación de otras estrategias. Por ejemplo: felicitarlo por haber dormido sin interrupciones, hablarle pausadamente y con cariño hasta que se duerma, y eliminar progresivamente esas cosas que él cree que requiere para dormir, pero que en determinado momento podrían hacer que se desvele. Se cuentan la luz, la chupa o tu misma compañía. Para que tengas más herramientas, lee cómo ayudar al niño a coger el sueño. Con esos tips la tarea será mucho más sencilla.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...