Cómo evitar que digan palabrotas

Cómo evitar que digan palabrotas

Una de las muchas fases por las que pasan los niños es la de utilizar palabras malsonantes que han aprendido en el colegio o se las han escuchado decir a algún adulto y que adoptan en su lenguaje habitual, utilizándolas en cualquier momento.

El problema provoca en nosotros reacciones adversas, por un lado nos disgustamos al oírles pronunciar palabrotas ya que no queremos que nuestros hijos vayan por ahí insultando a la gente, un ejemplo es el vídeo del post el lenguaje de los niños del programa de televisión Supernanny, pero por otro lado nos surge el impulso de reír al ver a alguien tan pequeñito decir algo semejante. El que los niños digan palabrotas simplemente significa que van afianzándose e independizándose, probando hasta el límite de lo permitido.

El libro de la psicóloga Rosa Jové La crianza feliz, ofrece buenos consejos que podemos utilizar para intentar quitarle al niño la fea costumbre de decir palabrotas.

  • Dar ejemplo es la base de todo, si el niño escucha de nuestra propia boca decir palabrotas el creerá que está bien y por lo tanto utilizará las expresiones que nos escuchen decir, por lo que en su presencia es imprescindible limitar el mal vocabulario.
  • Evitar reír o sonreír cuando le escuchemos decir palabrotas, ya que de lo contrario el pensará que hace gracia y continuará diciéndolas cada vez más a menudo.
  • Explicarle que esas palabras son ofensivas y que no está bien decirlas, todo con frases sencillas para que él pueda entenderlo.
  • Mantener la calma y no darle excesiva importancia, ignorarle cuando utilice esas expresiones para que vea que cuando las usa no llama en absoluto la atención de esa manera acabará cansándose y con el tiempo olvidándose de ellas.
  • Ofrecer alternativas a las palabrotas, dependiendo de la situación, enseñarle que en lugar de llamar a su hermano burro o animal por romper un juguete puede decirle que está disgustado por lo que ha hecho, incluso los padres pueden inventar alguna palabra divertida que sustituya a los insultos para capear la situación.
  • Leer libros que le ayuden a ampliar su vocabulario, así podrá aprender palabras nuevas para utilizar a diario que sustituyan las palabrotas.

Foto| ESENIN

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...