¿Cómo estimular la inteligencia de los niños?

Garantizar una noche de sueño reparador, resolver crucigramas y proveer una sana alimentación, favorecen el desarrollo intelectual de los chicos. Aquí otros consejos.

Así puedes estimular la inteligencia de tus hijos

¿A qué mamá/papá no le gusta presumir de la inteligencia de sus hijos? Se sienten orgullosos al ver que dominan conocimientos sobre ciencias, matemáticas, lengua y más. Sin embargo, la inteligencia sobrepasa el ámbito del saber. Una persona inteligente tiene la capacidad de comprender, asimilar, resolver problemas, analizar, razonar, administrar información, usar la lógica… Y aunque parezca mucho pedir cuando se trata de infantes, no es así.

A pesar de haber estudios que relacionan los distintos grados de inteligencia humana con la genética, también se ha demostrado que existen elementos del entorno que inciden en ella. La alimentación, la actitud de los padres y el ambiente familiar, por ejemplo, intervienen en el desarrollo intelectual de los chicos.

Los niños que desde el vientre materno llevan una dieta saludable, y aquellos que crecen en un hogar donde se dé valor a la música, la lectura y las artes en general, tendrán mejor rendimiento. La clave está en la estimulación. La inteligencia, al igual que la creatividad, la atención y la disciplina, se activa. ¿Cómo hacerlo? Pues hay sencillos hábitos que ayudan en eso.

Animar al pequeño a probar variados pasatiempos, ejercitarse o relacionarse con otros, hará que su mente permanezca despierta. No obstante, hay muchas más cosas que puedes hacer para potenciar la inteligencia de tus niños. Sigue leyendo y verás.

Prácticas para estimular la inteligencia de los niños

La idea no es forzar a los niños, pero sí acrecentar ese potencial que todos tienen, pero que en ocasiones desconocen. Acciones tan simples como jugar crucigramas, participar en acertijos y andar en bici favorecen la estimulación del cerebro. Prueba con estas prácticas y, poco a poco, notarás los resultados.

Ejercicio y alimentación

Ejercitarse de forma constante beneficia el riego sanguíneo. Además, minimiza los niveles de azúcares en el organismo, oxigena el cerebro y desarrolla la creatividad. Si se complementa con una alimentación a base de huevos, pescado, infusiones, frutos secos, verduras, cereales y frutas, las neuronas funcionarán a millón.

Entrenamiento para el cerebro

Sin ejercicio, los músculos se atrofian o pierden elasticidad. Lo mismo ocurre con el cerebro, así que enseña a tus chicos a resolver sopas de letras, rompecabezas, sudokus y otros juegos que mantengan su cerebro en forma. Esas actividades afinarán su atención, concentración, lógica… Con 30 minutos al día será suficiente para conservar la plasticidad neuronal.

Opciones sumamente simples son cepillarse con la mano contraria (si es diestro, hacerlo con la mano zurda y viceversa). También levantarse del otro lado de la cama o cambiarse el reloj de mano. Variar la ruta para llegar a la escuela o pasear en familia también resultará beneficioso. El sentido del humor es signo de que se tiene una mente despierta y mucha inteligencia. No dejes de cultivarlo.

Nutrientes específicos

Pescados como el atún, el salmón y la sardina, son ricos en Omega 3, una sustancia que promueve la neurogénesis. Es decir, la renovación de las neuronas. De igual manera, es ampliamente conocido el efecto protector que tiene sobre la materia gris. De hecho, se recomienda el Omega 3 para prevenir enfermedades degenerativas como el alzheimer.

Apela a los flavonoides presentes en ciertos alimentos como el arándano azul. Estos actúan en la sinapsis (conexión entre neuronas). Este procedimiento es esencial para que tu pequeño tenga nuevas ideas, descubra ángulos distintos de un mismo problema y desarrolle su inteligencia.

La música como aliada

El efecto Mozart resulta poderoso e indiscutible. Este señala que los niños que escuchan al compositor clásico incrementan su Coeficiente Intelectual. Además, son más creativos, gozan de mejor memoria y motivación. Como si fuera poco, su efecto relajante ayuda a lidiar mejor con las emociones y a alcanzar ese profundo descanso que, aunque no lo creas, despierta la inteligencia. Acostúmbralo a oír 30 minutos al día este tipo de música y los cambios serán evidentes.

Otras acciones para potenciar la inteligencia

La lectura permitirá que tu niño se “nutra” de culturas, enfoques y áreas de conocimiento distintas. Además, incrementará su imaginación. Léele a diario un cuento para conciliar el sueño.

Adéntralo en pasatiempos diferentes. Llévalo a conocer otros rincones de la ciudad, vayan al teatro, visualicen el arte urbano, bailen… Escapar de lo predecible saca al cerebro de su zona de confort, haciendo que segregue dopamina, una hormona vinculada a la retentiva y al aprendizaje.

Un sueño óptimo es la mejor receta para que tu niño fije las experiencias del día. Además, resulta fundamental para su salud mental.

Sea lo que sea que decidas hacer, ten en cuenta las preferencias de tu hijo. Evalúa si aprende más guiado por las sensaciones, la vista o la audición. De esta manera, encontrarás el estímulo idóneo para él.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...