Cómo afecta el uso del móvil a la relación con nuestros hijos

Los padres tenemos tendencia a mirar mucho el móvil aprovechando que nuestros hijos juegan: ¿es lo correcto?

Llevo tiempo queriendo escribir un artículo que hiciera referencia al uso del móvil en el día a día y cómo afecta a la relación con nuestros hijos. Evidentemente cada familia es un mundo y no en todas partes sucederá lo mismo, pero sí es cierto que las nuevas tecnologías se han metido de lleno en nuestro hogar y, por ello, debemos tener en cuenta cómo afecta a la relación entre los miembros de la familia. De hecho, la finalidad de mi artículo es precisamente la de hacer una reflexión de cómo nos llegamos a concentrar en nuestras cosas cuando tenemos nuestro móvil en la mano, mientras que, a la vez, nos estamos perdiendo buenos momentos de la infancia de nuestros hijos.

La cuestión es que el otro día en el parque, mi hija, que por cierto ya no es tan pequeña y es bastante independiente, me espetó que dejara el móvil y fuera a jugar con ella. Realmente, me hizo reflexionar un momento, ya que en ese justo instante estaba trabajando y contestando emails mientras ella jugaba, pero razón no le faltaba. De hecho, al alzar la mirada vi como varios padres hacían lo mismo: mirar su móvil mientras sus hijos jugaban en el parque. Y es que actualmente, ¿qué madre o padre no se ha encontrado ante la situación de que su hijo le diga que deje de mirar el móvil y se vaya a jugar con él?

Seguramente esta situación se da en muchos momentos. Y es que claro, con este aparatito, mientras vemos como juegan los niños, aprovechamos para hablar con las amigas a través del Whatsapp –donde a veces se dan situaciones de intentar aclarar algo que por escrito suele ser complicado y eso nos lleva más tiempo del que quisiéramos mientras le decimos a nuestro hijo «espera un momento»-, o bien hablamos con otras madres, miramos el correo, jugamos al Candy Crush Saga o al Hay Day, escribimos en Facebook, seguimos la actualidad a través de Twitter, etc.

Es decir, que siempre tenemos la excusa perfecta para decir a nuestros hijos: espera un momento. Y esa frase se puede repetir en el parque, en casa, en el coche o en cualquier situación donde nos relajamos, nos sentamos y nos viene a la cabeza que queremos mirar algo, leer nuevas noticias o contestar rápidamente a los mensajes que nos escriben. Sé que hay personas que dirán que los padres necesitan de un tiempo para sus cosas. Pero en mi opinión y bajo mi propia experiencia, el excesivo uso del móvil o el querer contestar rápidamente a algo que te han escrito, a expensas de dejar con la palabra en la boca a nuestros hijos, no creo que sea lo mejor para ellos.

Es más, de qué manera luego les puedes recriminar a ellos que no suelten la Tablet, la Wii o los juegos interactivos, si nosotros no somos capaces de encontrar el momento de dejar nuestro propio móvil. Por tanto, he decidido que buscaré un rato al día para mis cosas, pero cuando esté con mi niña intentaré estar en cuerpo y alma con ella, independientemente de si me envían un Whatsapp, un email o si el Candy Crush me avisa de que ya tengo las cinco vidas para volver a jugar. ¿Qué opináis vosotros? ¿Os ha pasado que vuestro hijo os llama para jugar cuando a vosotros lo que os apetece es interactuar con vuestro móvil?

Foto |FaceMePLS

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...