Comedor escolar de verano para los niños de familias vulnerables

La posibilidad de abrir los comedores escolares en verano para los niños de familias vulnerables sólo es aceptada por algunas Comunidades Autónomas, otras consideran que con esta medida se genera visibilidad y discriminación, además se estigmatiza a los niños.

Alimentación para niños en situación de desamparo

En algunas Comunidades Autónomas se abrirá el comedor escolar de verano para los niños de familias vulnerables, esto provoca una situación de desigualdad inconcebible y más sabiendo que muchos pequeños dependen de la comida que se ha estado dando en el comedor durante la temporada escolar. En Comunidades como Canarias, Andalucía o Aragón van a ofrecer este servicio, en cambio, otras comunidades como La Rioja o Galicia han decidido no ofrecerlo y los comedores escolares estarán cerrados.

Teniendo en cuenta el nivel de pobreza infantil existente en España y, como hemos indicado antes, que ha sido gracias a los comedores que muchos niños han podido realizar dos o tres comidas en condiciones durante la temporada escolar, es incomprensible que en algunas Comunidades y que el propio Gobierno central, no quieran rascar en sus arcas para evitar que los niños pasen hambre. Quienes se oponen consideran que esta medida de abrir los comedores genera visibilidad y discriminación a estos casos, se estigmatiza a los niños que acudirían al comedor en verano frente a los que tienen el derecho de alimentación asegurado en el hogar.

Valiente patraña, o sea, es preferible que pasen hambre. Es un argumento cuyo descaro es brutal, si damos a elegir a quien pasa hambre entre la estigmatización y llenar el estómago la respuesta es bastante evidente. Por otro lado, se puede desarrollar un plan de trabajo que pueda proporcionar comida a los niños sin que se pueda dar la estigmatización, pero la realidad es que el Gobierno y algunas Comunidades Autónomas valoran más el dinero y sus intereses que las necesidades e intereses de los niños.

Save The Children declara que aunque este puede ser un argumento válido, no es una excusa, todo depende de cómo se lleve a cabo. Esta organización considera que habilitar los comedores escolares en la temporada de verano es una medida puntual con carácter paliativo y de urgencia, no se pueden obviar las necesidades de los niños. A esto añadimos que si se ha hecho lo imposible por rescatar al sistema financiero de nuestro país, a pesar de que son culpables en gran medida de la crisis por sus movimientos especulativos, cuánto más hay que hacer por los niños. También hay que recordar que esos rescates al sector financiero terminamos pagándolo los ciudadanos, seguro que si preguntamos a la población si prefieren rescatar a la banca o ayudar a los niños que pasan hambre, la banca se habría quedado sin ayudas.

Desde CEAR explican que para evitar la revictimización de los niños, se podrían diseñar actividades en los centros o en campamentos urbanos que tengan objetivos lúdicos y educativos, que conlleven acciones en que haya un desayuno y una comida, como decíamos antes, los argumentos de Gobierno y comunidades tienen poco peso. Esta organización denuncia algo que es una gran verdad, desde hace bastante se conoce el nivel de pobreza infantil y se sabe que los niños dependían de una comida en condiciones del comedor escolar, cómo es posible que 15 días antes de que se inicien las vacaciones de verano salten las alarmas y adviertan del problema que van a sufrir los niños, ¿por qué no se ha previsto con tiempo?, lo sabían porque no es algo nuevo este año, pero no les interesaba preverlo.

El comedor escolar de verano para los niños en situación de pobreza es necesario, y se pueden adoptar muchas soluciones para evitar la estigmatización, además se cumple con el derecho a recibir una alimentación equilibrada. Según leemos aquí, sobre estas Comunidades que no quieren brindar el servicio, nos sorprende que en algunos casos como Navarra y el País Vasco argumenten que no lo consideran necesario porque no han recibido peticiones por parte de los ayuntamientos. Galicia se niega porque asegura que se genera excesiva visibilidad del problema y por tanto discriminación, Valencia opina algo parecido, aunque esta Comunidad anuncia un plan de 1,2 millones de euros para que organizaciones y municipios atiendan a esta cuestión en verano. Castilla y León no va a abrir los comedores, explican que ya cuentan con un modelo “integral y efectivo” para garantizar la alimentación en el ámbito familiar con el que se coordinan 23 programas con más de 100.000 beneficiarios, habría que preguntar a estos beneficiarios para tener más detalles de estos programas. Otras Comunidades no se pronuncian, como por ejemplo Madrid o Castilla la Mancha, en nuestra opinión parece que intenten escurrir el bulto.

¿Acaso no es prioritario garantizar la alimentación de estos niños? Parece que España no es un país para niños, íi para el sector financiero y las grandes empresas ¿Qué opináis sobre este tema?

Foto | Icaromoreno

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...