Colorante azul de los caramelos, riesgo para la salud

colorantes alimentarios

Una nueva investigación realizada por expertos de la Universidad Eslovaca de Tecnología advierte sobre el colorante azul de los caramelos, concretamente el E133 o azul brillante FCP, empleado para teñir productos de repostería y helados, y el E131 o azul patentado V, un colorante alimentario soluble utilizado en caramelos. Ambos aditivos suponen un riesgo para la salud de los niños, por lo que los expertos instan a los fabricantes de dulces y golosinas a que no los utilicen.

Parece ser que los dos colorantes azules pueden entrar en el torrente sanguíneo y alterar el metabolismo celular. Seguramente muchos de vosotros recordareis esos caramelos que tiñen la lengua de color azul, siendo algo divertido para muchos niños, pues bien, este contacto prolongado con las mucosas de la lengua es un riesgo, ya que como hemos indicado, pueden pasar directamente al cuerpo a través del torrente sanguíneo alterando el metabolismo de las células, si se superan los límites permitidos, puede derivar en reacciones alérgicas causadas por el acoplamiento del colorante a las proteínas del organismo, puede actuar como un liberador de histamina, inhibir la respiración mitocondrial de las células, etc.

Los investigadores indican que este tipo de colorantes pasan demasiado tiempo en contacto con las mucosas de la lengua y esto es difícil evitarlo, lo mejor sería no utilizar los colorantes. Hay que apuntar que los expertos hablan sobre todo de los caramelos duros como pueden ser las piruletas que deben ser chupadas, no ocurre lo mismo con los caramelos blandos, gominolas o bebidas cuyos colorantes azules pueden ser descompuestos y destruidos en el tracto gastrointestinal.

Para llegar a esta conclusión se realizó un estudio en el que se expuso el colorante azul a lenguas de cerdo, tras 24 horas constataron la posibilidad de que ambos colorantes, azul brillante FCP y azul patentado V, podían pasar al torrente sanguíneo en una proporción de 34 ng/centímetro cuadrado y 86 ng/centímetro cuadrado respectivamente. Recordemos que la ingesta diaria admisible según la UE es de 10 mg/kg de peso corporal en el primer caso y 15 mg/kg de peso corporal en el segundo. Antaño estos colorantes se asociaban al riesgo de sufrir asma, TDAH y otras alergias, de ahí que en algunos países esté prohibido su uso.

Posiblemente serán necesarias más investigaciones al respecto, en todo caso, es interesante aplicar el principio de precaución y evitar aquellos caramelos de tipo duro capaces de teñir la lengua de color azul, con ello garantizaremos que los niños no puedan sufrir ningún problema de salud. Podéis conocer más detalles de esta investigación a través de este artículo publicado en Food and Chemical Toxicology.

Foto | Chippenziedeutch

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 2
Loading ... Loading ...