Ciberbullyng: menores amenazados en la red

Los casos de ciberbullyng o acoso a través de Internet son cada vez más frecuentes y los padres deben saber a qué se enfrentan. Las redes sociales y los chat son una nueva forma de relacionarse pero también entrañan peligros que no conocíamos. El acoso entre iguales toma distinta forma en la Red pero es igual de dañino para el estado mental de nuestros hijos.

Internet es esencial hoy en día, pero no es un medio totalmente seguro

Que Internet está continuamente presente en las vidas de los niños y los jóvenes, es indiscutible. Que debe considerarse como una herramienta para mejorar su educación mediante el acceso rápido a la información, es cierto. Pero no lo es menos que los nuevos estatutos relacionales de los (pre)adolescentes generan nuevos riesgos que debemos conocer como padres… para empezar a afrontarlos desde la raíz. Seguramente hayas oído hablar del acoso escolar o bullyng, donde un individuo acosa psicológica o físicamente a otro, constantemente y dentro del ámbito cotidiano. Estas relaciones de abuso entre iguales pueden expandirse hacia otros campos, como puedan ser las redes sociales o los chat.

Plataformas como Facebook o Twenti albergan a casi todo el mundo que un adolescente pueda conocer: desde sus amigos y conocidos de la escuela o instituto hasta vecinos, amigos de amigos, compañeros de actividades o cursos, amistades de verano… Si algo puede dañar a un adolescente es que alguien utilice su imagen para burlarse de él, o que se lancen rumores o mentiras maliciosas a través de la Red. Internet no conoce de fronteras, sobretodo para este tipo de asuntos.

Existe una página web donde podrás encontrar información extendida sobre el ciberbullyng o acoso por la Red, además de consejos y advertencias, pero desde aquí queremos explicarte las implicaciones que puede tener esta práctica y hasta dónde se puede llegar con ella. Existen diversas formas de acosar a un menor: se pueden colgar fotos que atenten contra la privacidad de tu hijo (ya sean trucajes o imágenes reales), informaciones perniciosas, insultos, bulos, etc. que automáticamente pasarán a ser compartidos por la totalidad de su red de conocidos. Se puede usurpar la personalidad cibernética de la víctima con tal de generar una mala imagen de ella o de atentar contra su correo personal, haciéndola receptora de spams, por ejemplo. También existen aquellos que lanzan comentarios con la intención de provocar al otro y generar una actitud violenta que le ponga en evidencia delante de los demás.

Escena de la película "Bullyng" de Josecho San Mateo

A los padres podemos decirles que la envergadura de Internet es muy difícil de controlar. Sin embargo podéis aplicar unos cuantos consejos y transmitírselos a vuestros hijos con tal de evitar situaciones molestas y dolorosas para el menor. En primer lugar, y si el niño es pequeño, aplica el control parental de su ordenador. Indica a tus hijos que deben evitar las preguntas personales por la Red, así como desconfiar de aquellos que les pidan datos o fotos, poco importa que sean conocidos.

Comportarse con educación cuando naveguemos por Internet, no responder a provocaciones, pedir ayuda inmediata a padres o profesores cuando se produzca una situación de acoso, guardar las pruebas del mismo y tener claro que detrás de una pantalla no se está del todo protegido, son algunos de los consejos que ayudarán a mantener a ralla a los posibles acosadores. En cuanto a la actitud de los padres, se debe sensibles para con el estado de vuestro hijo pero sin agobiarle… no podéis (ni debéis) entrar en su intimidad. Sin embargo, cuando setrata de un caso de ciberbullyng es necesario tomar cartas en el asunto.

Niña con ordenador por Spigoo en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...