Cero cafeína para los menores en Inglaterra ¿Será una realidad en el resto de Europa?

A partir de marzo varios supermercados acatarán la orden de no despachar bebidas con más de 150 miligramos de cafeína por litro a menores de 16 años. Estos los motivos.

Por esta razón prohíben las ventas energéticas a menores

Analizando la creciente demanda, supermercados de Inglaterra privan la venta de bebidas energéticas a menores de 16 años. Parece contradictorio ¿Por qué prohibirlas si se venden? La medida está en la cima de lo deseado por Reino Unido: colocar fuera del alcance de niños y adolescentes aquellos productos con alto contenido de cafeína.

Se trata de una decisión voluntaria de grandes comercios pertenecientes a las cadenas Asda, Aldi y Sainsbury’s, que a partir de marzo de 2018 no expenderán a menores bebidas energéticas con más de 150 miligramos de cafeína por litro. Dejarán en los estantes casi el 100% de estos productos cuyo aporte de cafeína está entre los 49 y 427 miligramos.

La orden de cero cafeína para los menores en Inglaterra, se suma a la vieja prohibición de venta de alcohol y a la reciente propuesta de un impuesto que agrave las bebidas azucaradas. Justamente las bebidas energéticas están acompañadas de unas enorme cantidad de azúcar, más de 50 gramos por lata. Y, en ocasiones, los jóvenes las ingieren mezcladas con alcohol.

¿Se extenderá la prohibición en el resto de Europa?

Las bebidas energizantes contienen tanta o más cafeína que la existente en una taza de café. Si su ingesta no es recomendada para los adultos, tampoco es apropiada para niños y adolescentes. Altas dosis de cafeína en el organismo generan trastornos de la conducta e insuficiencia cardíaca. Sumadas al azúcar, constituyen factores de riesgo de enfermedades como la diabetes.

El chef británico Jamie Olivier ha informado a través de su campaña #NotForChildren, que una bebida energética es igual a dos cafés expresos y 12 cucharadas de azúcar. Dosis que el 68% de los adolescentes en Reino Unido toman muy a la ligera cada vez.

Hasta la fecha estas bebidas están a la mano de todos -incluyendo niños y adolescentes-en supermercados, pero también en comercios, tiendas y máquinas expendedoras. Se desconoce si la propuesta de este primer grupo de establecimientos será acogida por otros comercios o países de Europa. La polémica por el tipo de producto cafeinado no es nueva en el continente.

Contrarios a la medida

Una vez conocida la posición de las tres grandes cadenas de supermercados ingleses, la Asociación Nacional de Bebidas Refrescantes -en España- ha salido al paso en contra de la prohibición que, como se dijo antes, entrará en vigor el próximo mes de marzo.

En un comunicado oficial citado por los medios en la región, la Anfabra expone que las bebidas energéticas están hechas para los adultos, y que la industria europea ha sido responsable al etiquetar y promocionar el consumo moderado de dichas bebidas, mas allá de lo exigido por la legislación.

Al Congreso español le ha sido solicitado un par de veces el estudio de las bebidas energéticas y sus repercusiones en la salud. Sin embargo, la temática no ha generado el interés deseado en esta parte de Europa. ¿La razón? Realmente se ignora.

El consumo excesivo de cafeína es nocivo para la salud

La prohibición de venta de cafeína a niños y adolescentes no es arbitraria. Según se ha dicho en repetidas ocasiones, está basada en las observaciones de un grupo de investigadores canadienses y-más allá-en la experiencia de médicos y nutricionistas que han develado las consecuencias del consumo exagerado.

Se trata de especialistas que definen las bebidas energéticas como un cúmulo de sustancias estimulantes que ingeridas en exceso son nocivas para la salud. No hay duda de ello.

¿Qué hay en las bebidas energéticas? Cafeína, mucha cafeína, azúcar, ginseng, efedrina y guaraná, entre otras sustancias generadoras de “energía” y “aparente felicidad”. Desencadenantes de condiciones como arritmias, obesidad, diabetes, caries e inclusive cáncer.

Ha explica el doctor Julián Pérez Villacastin, de la Sociedad Española de Cardiología, que cuando se consume este tipo de bebidas ricas en cafeína, el corazón late mas fuerte y disimula los signos de cansancio. La fatiga no desaparece y en algún momento el cuerpo protesta. Las consecuencias podrían se devastadoras. No es la primera vez que se afirma que las bebidas energéticas no son para los niños. 

Preferidas por los deportistas

Los adolescentes sobre los adultos consumen mayor cantidad de bebidas energéticas, en especial cuando ejercen actividades deportivas o participan en eventos sociales que demandan mayor energía. La disyuntiva no está en si ¿pueden o no tomarla? Sino ¿En qué momento? Y ¿Qué cantidades?

La mayor parte de los efectos negativos registrados tras el consumo de energizantes se debe a los excesos cometidos. Efectos que pueden tener larga duración, como la subida de tensión arterial. Al menos así lo han reportado diversos estudios.

Inclusive de este tipo de productos se han asociado a la muerte súbita de algunos deportistas. Habría que estudiarse cada caso en particular para fijar con certeza su vinculación. No es desechada la hipótesis tomando en cuenta que la cafeína junto al azúcar producen un efecto de “todopoderoso”, que no compagina con la real fuerza o capacidad física del organismo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...