Campaña #OjoPequealAgua, decálogo sobre seguridad de los niños en el agua

La Asociación Nacional de Seguridad Infantil ha puesto en marcha, con motivo del inicio de la temporada de verano, la campaña #OjoPequealAgua, donde se ofrece un decálogo sobre seguridad de los niños en el agua. Se trata de un conjunto de recomendaciones que merece la pena tener en cuenta para evitar que los niños sufran un ahogamiento.

Seguridad infantil en el agua

Aún no había empezado el verano y ya teníamos noticias de ahogamientos infantiles en nuestro país. Podíamos saber que una niña de unos tres años moría ahogada en una piscina desmontable, su abuela la cuidaba y asegura que la dejó de vigilar un par de minutos, tiempo suficiente para que la niña fuera hacia la piscina subiera la escalera y cayera al agua. Como ya hemos comentado en otras ocasiones, una buena parte de los ahogamientos se deben a descuidos de los adultos, por ello es necesario vigilar a los niños y aplicar todas las medidas de seguridad oportunas.

Hablando de medidas de seguridad y piscinas, hoy queremos hablaros de un decálogo sobre seguridad de los niños en el agua, sea en piscinas, ríos, playas, pantanos, etc., se trata de una serie de consejos y recomendaciones que ayudarán a reducir el riesgo de que los niños puedan terminar ahogados. Este decálogo ha sido elaborado por la Asociación Nacional de Seguridad Infantil y forma parte de la campaña #OjoPequealAgua, cuyo objetivo es reducir las muertes de niños por ahogamiento.

La Asociación Nacional de Seguridad Infantil nos recuerda que, aunque es en esta época cuando más se habla del ahogamiento infantil, no hay que olvidar que se producen ahogamientos a lo largo de todo el año por diferentes motivos y en distintas circunstancias, apuntando que más del 50% de los fallecimientos infantiles por este tipo de accidentes, se producen en piscinas privadas. Tener una piscina es una gran responsabilidad, aunque se disfrutan exclusivamente en verano, la prevención se ha de realizar a lo largo de todo el año.

Si bien es la época estival la que tenemos en mente en este tipo de sucesos, no hay que olvidar que durante todo el año se van sucediendo ahogamientos infantiles en distintas circunstancias y es que más del 50% de los fallecimientos infantiles por ahogamiento suceden en piscinas privadas. Tener una piscina es ante todo una responsabilidad: si las piscinas son para el verano, la prevención es para todo el año.

El ahogamiento infantil es la segunda causa de muerte de niños y niñas en nuestro país, en los últimos 5 años más de 100 menores han fallecido, siendo el grupo de mayor riesgo los menores de cinco años. Con esta campaña se persiguen dos objetivos, concienciar a la población de la magnitud del problema, y proporcionar soluciones que puedan ser transmitidas entre adultos y pequeños, consiguiendo crear cultura preventiva intergeneracional sobre el riesgo de ahogamiento.

Prevención del ahogamiento infantil

A continuación, os transcribimos el Decálogo de Seguridad Infantil en Piscinas:

1) Vigilancia continua: No existe sustituto de la supervisión adulta, por lo que es necesario realizar una vigilancia estricta mediante el nombramiento de uno de los adultos como responsable de la vigilancia, estableciendo turnos con los demás adultos.

2) A un brazo (y abrazo); se trata de la norma 10/20, mirar a la piscina cada 10 segundos para vigilar a los niños y colocarse a una distancia de ellos que no supere los 20 segundos para alcanzar a los pequeños.

3) Evaluar riesgos: Dependiendo de la edad, hay que determinar si un niño es capaz de llegar sólo a la piscina en un descuido, si la respuesta es afirmativa, es necesario adoptar las medidas oportunas para evitar que esto suceda.

4) Niveles de protección: instalar dispositivos de seguridad que impidan que un niño pueda llegar sólo a una piscina en un descuido. Se habla de medidas de seguridad como vallas, alarmas, etc.

5) Aprendizaje y educación: Es muy importante que los niños aprendan lo antes posible a flotar y nadar y actuar, y siempre actuando con prevención. Es decir, aunque un niño sepa nadar, no hay que bajar la guardia ya que puede sufrir un problema que desemboque en un ahogamiento, un calambre, un desmayo, etc.

6) Dispositivos de rescate: es necesario disponer de herramientas de salvamento, como una pértiga, un salvavidas y un teléfono móvil. Estas herramientas pueden marcar la diferencia entre el salvamento y la muerte por ahogamiento.

7) Orden: Es necesario que, una vez finalizada la sesión de baño, se alejen los juguetes y elementos llamativos de la piscina y sus alrededores cuando no se usen, ya que son reclamos para los niños pequeños.

8) Drenajes: La revisión y el mantenimiento de estos elementos, así como el alejamiento infantil de las partes mecánicas y de los filtros de la piscina son las mejores medidas preventivas para evitar lesiones o mantenerse sumergidos por la succión sin posibilidad de salir a la superficie. Los adultos deben conocer cómo funciona estos dispositivos para poder desconectarlos.

9) Elementos de seguridad: Vayas para piscinas, cobertores (cubiertas), alarmas de piscinas, son elementos que serán de gran ayuda para prevenir el ahogamiento infantil.

10) Emergencias: Adultos y niños deben conocer la conducta PAS (Proteger, Avisar y Socorrer), es decir, poder realizar las maniobras de reanimación y llamar al 112.

A través de la página oficial de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil, podréis conocer más información y consejos que ayudarán a minimizar el riesgo de que los niños puedan sufrir un accidente acuático.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...