Campamentos infantiles de verano, muy útiles para los niños

El verano trae consigo muchas ofertas de campamentos infantiles, en ellos los pequeños pueden hacer muchas actividades diferentes a las que realizan habitualmente, experimentan y aprenden, mejoran su autonomía, se divierten, es una apuesta lúdica muy interesante.

Vacaciones infantiles

Llega la época de los campamentos infantiles de verano, espacios en los que se conjugan muchos factores, el juego, el entretenimiento y la diversión, el aprendizaje, la sociabilidad y la amistad… Algunos expertos consideran que los campamentos para niños son muy útiles ya que contribuyen al desarrollo y maduración de los pequeños, están con otros niños lejos de casa y al aire libre, facilita el aumento de la capacidad de aprendizaje siendo mucho mayor que la capacidad de aprendizaje en las aulas. De hecho, se consiguen alcanzar muchos más objetivos pedagógicos y éstos se complementan con los conseguidos en el colegio.

Cada año hablamos de los campamentos de verano para niños y apuntamos todos los beneficios que ofrecen, no sólo a los niños, también para los adultos, sobre todo por las obligaciones laborales y la imposibilidad de atender a los niños tanto como querrían durante su periodo vacacional, recordemos que los pequeños disfrutan de tres meses de vacaciones mientras que los padres podemos tener como máximo un mes, los dos meses restantes se deben planificar, una temporada con familiares, otra temporada en el hogar y otra temporada en un campamento.

Además de los beneficios mencionados, hay que tener en cuenta otros de valor, quizá el principal sea el tener autonomía y espabilarse sin recibir la ayuda de los padres, esto es algo que les hace evolucionar. Hay que tener en cuenta que en los campamentos se realizan muchas actividades al aire libre que no se suelen realizar habitualmente, montar una tienda de campaña, utilizar un saco de dormir en lugar de la cama, hacer escapadas a la montaña, practicar deportes que en las ciudades es difícil poder realizar, o vivir experiencias como ir en piragua, lanzarse en una tirolina y otras muchas actividades que resultarán muy entretenidas e interesantes, en definitiva, por poco que se pueda, es beneficioso enviar a los niños a un campamento infantil.

En los campamentos los grupos de educadores se encargan de velar por la seguridad de los niños, están muy implicados con ellos y procuran que diversión y aprendizaje se conjuguen de forma coherente. Se encargan de transmitir reglas, conocimientos y habilidades, de hecho, son pilares fundamentales para que un campamento logre los objetivos marcados. La oferta de campamentos es muy amplia, para todas las edades (a partir de cuatro años de edad), todos los gustos y bolsillos.

A continuación os transcribimos una serie de puntos destacados en Faros, donde muestran los beneficios concretos que obtienen los niños al disfrutar de un periodo vacacional en un campamento infantil de verano.

1. Diversión: casi todo el mundo procura ocupar su tiempo libre con actividades que resulten entretenidas, recreativas, pero ante todo, divertidas. Buscar diversión no significa negarse a planteamientos serios ni eludir responsabilidades.

2. Acción: las actividades programadas en un campamento deben motivar o promover el movimiento. Los juegos, las rutas y los talleres consiguen que la mente y el cuerpo estén ocupados y potencian el movimiento, el ejercicio, la actividad física y la concentración.

3. Aprendizaje: niños y adolescentes tienden al aprendizaje de técnicas y conceptos nuevos y buscan constantemente, experimentan, innovan y replantean sus ideas.

4. Convivencia: un campamento cuenta con actividades que tienen por objetivo potenciar el sentido de grupo, pero también momentos de libertad que permiten que los participantes se agrupen a su manera y nazcan posibilidades de profundizar en el conocimiento del otro.

5. Respeto: los chicos que acuden por voluntad propia a unas colonias tienden a evitar el conflicto y a aportar al grupo según su personalidad, sin alterar los principios de los demás.

6. Alternativas: asistir a un campamento es también una forma de romper con la rutina, ya sea practicando deportes distintos a los habituales o realizando actividades fuera de lo normal.

7. Afirmación personal: este es un buen marco para que ganen seguridad en sí mismos, además de ser el ámbito ideal para que tengan la posibilidad de hacer aportaciones espontáneas pero también enriquecedoras para ellos mismos y la sociedad.

Foto | Grupo Cruz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...