Caminos escolares

Rutas infantiles para ir al colegio

El Ayuntamiento de Barcelona inició hace unos años un proyecto denominado Caminos escolares con el propósito de que los niños se habituaran a seguir determinadas rutas marcadas para ir o venir de las escuelas. La idea es que los pequeños adquieran confianza, autonomía y aprendan a desenvolverse como parte de la educación. Según Flor Majado, responsable del programa d’Acció Educativa de l’Institut Municipal d’Educació de Barcelona, gracias a los Caminos escolares se generan todo tipo de oportunidades educativas.

Para desarrollar los Caminos escolares, el primer paso es realizar una consulta para que padres y niños de cada barriada o distrito, puedan explicar cuál es la ruta habitual para ir o venir al colegio, qué temores o problemas se encuentran en el trayecto y el tiempo que tardan en realizarlo. Tras un estudio de las respuestas, se diseña el camino más seguro y adecuado para los niños, el siguiente paso es “despejar el camino”, es decir, los Técnicos de Mobilidad se encargan de realizar las modificaciones oportunas de las vías urbanas contempladas en el recorrido a fin de reducir los posibles riesgos para los niños, tráfico, seguridad, etc.

En los Caminos escolares están implicados los padres, los profesores, la guardia urbana e incluso los comerciantes de las tiendas presentes en el recorrido, además se colocan pegatinas que identifican el camino escolar, algo que ayuda a los pequeños en su ruta. Con este sistema se podría reducir la circulación de vehículos, ya que son muchos los padres que llevan a sus hijos a la escuela en coche, por lo que según indica el Ayuntamiento de Barcelona, se reduciría el embotellamiento de tráfico que se produce en las horas punta, entrada y salida de los colegios.

Los expertos indican que a partir de los 8 años un niño puede empezar a ir solo al colegio de forma progresiva hasta que se acostumbre. Son varios los valores que se destacan en el proyecto de Caminos escolares, como hemos mencionado anteriormente, los niños adquirirían mayor autonomía y seguridad, mejorarían en educación viaria y ciudadana, etc. Pero vosotros, como padres, ¿dejaríais a vuestro hijo de 8, 9 o 10 años en una gran ciudad para que vaya solo al colegio?

Los Caminos escolares se utilizan desde hace años en otros países con muy buenos resultados y el Ayuntamiento de Barcelona pretende trasladar esta experiencia a la ciudad condal. En la publicación digital Que.es nos muestran algunos ejemplos de caminos escolares de Barcelona y las remodelaciones que se realizan para construir una ciudad acorde a los más pequeños, colocación de barandillas, mejoras en la señalización vial, se aparta todo el mobiliario urbano que pueda entorpecer el camino, como por ejemplo las papeleras, se supervisan los árboles para que no puedan representar un problema para los pequeños, o incluso se retiran plazas de aparcamiento que puedan impedir la visibilidad de los niños.

La idea es crear caminos seguros y agradables por los que los niños puedan ir a la escuela y volver a casa con toda tranquilidad y seguridad, poco a poco se amplía la red aunque todavía queda mucho por hacer.

Foto | Tinou Bao

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...