Buscando a Nemo

Buscando a Nemo

Como ya os hemos comentado varias veces en 1995 Disney junto a Pixar crearon la primera película de animación 3D. Con Toy Story se inauguró una nueva época en el cine de animación, desde entonces hemos podido ver Bichos (la versión insectívora de “Los Siete Samuráis“), Toy Story 2 (una segunda parte igual de buena que su antecesora) y hasta unos divertidos asustadores en Monstruos S.A. (una película llena de ironía e inteligencia), películas que nos sumergieron en un mundo muy familiar pero totalmente nuevo. Y luego llegó Buscando a Nemo un clásico Disney por excelencia.

Lo primero es reconocer el gran trabajo de Pixar en Buscando a Nemo. Animar el océano es una de las cosas más complicadas de plasmar y que parezca real, y superar las limitaciones expresivas de los habitantes del océano fue algo increíble. Han demostrado tener una atención exquisita hasta al detalle más insignificante, resultando ser una película meticulosa y exigente consigo misma. Y tenemos que destacar ante todo y sobretodo la inagotable capacidad de dejar boquiabierto al espectador. En su momento Buscando a Nemo fue un trabajo nuevo, original y deslumbrante que consiguió 1 Óscar a la mejor película de animación entre otros muchos premios.

Marlin es un pez payaso que vive felizmente con su esposa Coral esperando con ansias que sus pequeños huevos nazcan. Un terrible día Coral y casi toda la camada (menos Nemo) serán brutalmente asesinados (comidos) por una barracuda y eso convertirá Marlin en pez sin sentido del humor y un padre superprotector con su único hijo Nemo, al que no permite hacer nada aduciendo a su aleta dañada, haciendo perder a Nemo toda confianza en si mismo.

Con el paso del tiempo Nemo crece y ya tiene que ir a la escuelas y muy a pesar de Marlin se lo permite. En una excursión por el océano Nemo se rebela contra la superprotección de su padre y acaba siendo capturado por un buzo y ahí es dónde comienza la aventura de Marlin quién hará todo lo peziblemente posible para recuperar a su hijo sano y salvo.

A partir de aquí tendremos dos historias paralelas en las que por un lado veremos como Marlin con la ayuda de una entusiasta Dori (un pez que encuentra por el camino que sufre pérdida de memoria a corto plazo) pasarán mil y una proezas para llegar a Sidney y encontrar a Nemo. Y por otro lado tendremos a Nemo encerrado en un acuario de un dentista (el buzo que lo capturó) que se entera de que va a ser regalado a una horrible niña que mata a todo ser viviente que le regalan (muy bueno el detalle de la música de Psicosis de fondo cada vez que aparece la niña).

En la versión en DVD de Buscando a Nemo podréis encontrar muchísimos extras orientados a los pequeños de la casa, como juegos, entrevistas a los protagonistas, cortos, trailers, imágenes, etc.

Más información | Disney.es

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...