Blefaritis

La blefaritis

Cerca del párpado tenemos unas glándulas que se encargan de producir una secreción que ayuda a lubricar tanto, la superficie del ojo como la de los párpados, cuando estas glándulas segregan demasiado, se obstruyen y se produce lo que se llama Blefaritis.

La blefaritis en los niños es algo bastante habitual porque están constantemente jugando con cualquiera de los objetos que estén a su alcance, pudiendo tener bacterias, y la blefaritis precisamente suele ser causada por infecciones bacterianas, por alergias o por una dermatitis seborreica. Además, hay otras infecciones como los orzuelos que también pueden inducir a su aparición.

Cuando estas glándulas se obstruyen, la secreción queda estancada y aparecen unos ácidos grasos que irritan los ojos, ocasionando que se vean de color rojo y que produzcan una molestia. Al irritarse el ojo, produce una sustancia mucosa y proteínas, que se acumulan cerca de los párpados formando unas costras.

A la vez, la aparición de estas sustancias y de las costras, provocan un ambiente más propicio para la aparición de otras bacterias que expulsan unas toxinas que contribuyen a una mayor irritación de los párpados.

Para tratar esta infección se recomienda llevar a cabo una limpieza diaria de los ojos. Si la irritación persiste, es necesario acudir al médico para que haga una revisión y receta una pomada antiinflamatoria y antibacteriana.

La mejor prevención para este tipo de infecciones, es mantener unos buenos hábitos de higiene.

Vía | Guía infantil
Foto | Conorwithonen

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...