Beneficios de la fibra en la dieta de los niños

Los niños pequeños deben tomar su aporte de fibra diario, ya sea en las frutas, las verduras o los cereales. Esto les ayudará a que su tránsito intestinal sea saludable y a prevenir algunas enfermedades.

La fibra en su dieta

La fibra es muy importante para el organismo, incluso durante la infancia. A los niños pequeños les suele costar tomar alimentos ricos en fibra, como por ejemplo las frutas o las verduras, por lo que debería ser labor de los padres que los niños las tomen. En los bebés que todavía no toman alimentos sólidos suele ser fácil que la tomen, ya que normalmente los bebés se comen las papillas de mamá o de papá y como tienen muchas verduras o frutas, en el caso de la merienda, el pequeñín ya está servido de fibra.

Pero cuando la alimentación cambia para el bebé, es decir, cuando comienza a tomar alimentos sólidos y cuando se reducen las papillas, se reduce también la ingesta de alimentos ricos en fibra. Para evitar que se produzca esta reducción de fibra se le debe dar al niño frutas, cereales, legumbres y verduras para asegurarse de que el pequeño toma la dosis de fibra necesaria. La mejor manera de conseguir que el niño se acostumbre a tomar esos alimentos tan necesarios y saludables es preparar un menú con el que toda la familia tome el alimento. Es decir, si el niño ve que papá y mamá comen esos alimentos, él también se acostumbrará a tomarlos.

Hay mamás que para conseguir que sus niños pequeños se tomen las verduras adornan los platos estratégicamente y le ponen nombres divertidos al menú de verduras para conseguir atraer la atención del pequeño. Otra manera de conseguir la misma finalidad es jugar con los colores, para atraer al niño al plato, o mezclar la verduras con aquella carne o pescado que más le guste al pequeñín.

Cabe recordar que la fibra es esencial en la dieta de los niños porque les ayuda a mantener un sistema digestivo saludable, porque ayuda a limpiar todos los sistemas del cuerpo y porque llena mucho y esto hace que el niño no tenga tendencia a comer más de lo necesario. Digamos que la fibra ayuda a limpiar y a desplazar los nutrientes a través del sistema digestivo ayudando a reducir algunas enfermedades cardíacas o desórdenes en el sistema digestivo, además de otro tipo de enfermedades.

Algunos de los alimentos ricos en fibra por excelencia son los cereales, sobre todo los integrales, el pan, el arroz, las lentejas, los garbanzos, verduras como la zanahoria, el pimiento o la calabaza y frutas como las ciruelas, las peras o los kiwis, entre otros. Para conseguir que el niño coma fibra, si se empeña en no masticar las verduras, siempre se puede recurrir a los purés para que al menos el pequeñín tome la cantidad necesaria de fibra en su dieta. ¿De qué manera le ofreces a tu bebé o a tu niño la fibra diariamente?

Imagen | Upsilon Andromedae

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...