Beneficios de la buena comunicación con los hijos

Muchos especialistas aluden a la importancia de hablar con los hijos. Os explicamos algunos de los beneficios de mantener una buena comunicación con ellos.

Una buena comunicación con los hijos tiene aspectos muy positivos para su educación. Sin embargo, escuchar a los niños no es tarea fácil. Por ejemplo, muchos padres preguntan a sus hijos a la salida del colegio si todo ha ido bien en clase, pero también es cierto que pocos les preguntan por cómo les ha ido en el recreo, si se lo han pasado bien con sus amigos, etc. Esto es solo un ejemplo, claro está, pero lo que sí es cierto es que escuchar a un hijo no solo es escuchar sus palabras mientras estamos calentando la comida o mientras vamos conduciendo en el coche o mientras caminamos de regreso a casa después del cole.

Para hablar realmente con los hijos y que estos se sientan escuchados debemos conseguir una comunicación directa, debemos adoptar una posición cómoda con ellos, debemos mirarles a los ojos y debemos escuchar atentamente lo que nos explican. Es en ese momento cuando podemos practicar la educación emocional de nuestro hijos, porque podemos aprovechar para hablar con ellos mostrando nuestro interés, mientras se les acaricia, con miradas de complicidad y donde la relajación pueden acompañar una buena conversación que le permitirán al niño sentirse escuchado. Esto es muy importante para que el niño coja más confianza y seguridad en sí mismo.

Aunque esto no es todo lo que se puede conseguir acostumbrando a los hijos a tener momentos de intimidad. Si bien estos son los momentos en los que nos pueden contar todo aquello que les puede agobiar, también pueden ser la situación ideal para saber qué es lo que simplemente les hace felices. Porque las conversaciones no solo tienen que ser de aquello que puede provocar sentimientos negativos, sino de todo lo que siente el pequeño, ya sean sentimientos buenos o malos, como por ejemplo sentimientos de felicidad, de impotencia, sentimientos de frustración e incluso inquietudes. Es más, estos momentos de intimidad pueden ayudarnos, como padres, a enseñar a nuestros hijos a canalizar sentimientos.

Cabe recordar que estos momentos de intimidad ayudan tanto a los hijos como a los padres, ya que se entabla un apego muy importante. Este apego es el que ayudará a los hijos a tener mayor confianza con sus padres y que en el futuro, cuando pasen la etapa de la adolescencia e incluso cuando sean mayores, acudan a sus padres para pedir consejo. Así pues, conseguir tener conversaciones con los hijos, donde nos mostremos realmente interesados por lo que les pasa a nuestros hijos, ayudará a que el niño aumente su autoestima, se sienta querido y, por nuestra parte, seremos más conocedores de lo que le pasa a nuestro pequeño. ¿Qué opináis vosotros? ¿Cuánto tiempo de calidad ofrecéis conversando con vuestros hijos?

Foto | dickdotcom

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...