Barreras de seguridad infantil

Protección infantil

Las barreras de seguridad infantil son un elemento necesario para prevenir posibles accidentes y garantizar la seguridad de los más pequeños. Con las barreras de seguridad infantil se pueden aislar determinados lugares que podrían resultar muy peligrosos para los niños, las escaleras de una casa, la cocina, el balcón, la galería, etc.

Podemos encontrar una gran variedad de barreras de seguridad para niños pero deberemos fijarnos bien en algunas características que deben presentar de forma obligatoria. Generalmente las barreras de seguridad infantil se dividen en dos tipos, las que son transitorias (de quita y pon) o las que son permanentes y se encuentran fijadas a la pared mediante tornillos. En ambos casos, las barreras deben presentar un mecanismo de cierre y apertura complejo, a fin de evitar que los niños puedan abrirlas, recordemos que hay niños muy avispados que logran abrirlas.

El material de las barreras debe ser sólido y el diseño no debe contener ningún tipo de arista con la que el niño pueda hacerse daño, tampoco debe contener elementos o piezas pequeñas que puedan desprenderse, como por ejemplo adornos. Si se trata de una barrera de barrotes, éstos deben estar colocados muy juntos, impidiendo el paso de la cabeza del niño a través de ellos.

A la hora de colocar las barreras de seguridad infantil debemos procurar que no quede ningún hueco, por eso es conveniente tomar bien las medidas del emplazamiento para poder elegir la más adecuada. Recuerda que las barreras deben tener una altura mínima de 65 centímetros, hay que recordar que este tipo de protección está ideada para niños menores de dos años, para los más mayores deberían ser otro tipo de barreras, ya que pueden trepar a través de ellas o abrirlas con más facilidad.

prevención accidentes infantiles

Una vez se haya instalado la barrera de seguridad infantil, deberemos seguir unas simples reglas que garantizarán la seguridad del niño, de vez en cuando hay que realizar una pequeña revisión y comprobar que la sujección o anclajes de la barrera se encuentran en perfecto estado, al igual que el cierre, ya que con el uso continuado puede terminar desgastandose y ceder con facilidad, como por ejemplo un pestillo.

Siempre será conveniente no dejar junto a la barrera, ningún objeto por el que el niño pueda ascender para intentar superarla. También deberemos prestar atención a los accesorios del niño, no deberemos colgar un chupete a su cuello porque la cadena podría engancharse en la barrera y provocar un accidente infantil. La actitud de los padres debe ser todo un ejemplo, nunca deben superar la barrera saltándola, es necesario que utilicemos su puerta a fin de no darle ideas al niño, recordemos por ejemplo a la niña trepadora.

En los primeros años toda seguridad es poca, incluso tomando las medidas adecuadas a veces es irremediable que se puedan producir accidentes domésticos.

Foto | Gaspachitos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...