Aumentan las intoxicaciones en niños durante Halloween

Si bien el Halloween no es una celebración originaria del territorio español, desde hace unos años se ha comenzado a acostumbrar su festejo en algunos sitios, o por lo menos, la posibilidad de que los niños se disfracen y reciban algunos dulces extras en la noche del 31 de octubre, la misteriosa noche de brujas.

Lo cierto es que es justamente en Halloween donde se destacan los altos índices de intoxicación entre los niños, ya que se incrementa en más de un 40% la atención a menores de edad en el servicio de Emergencias del Instituto Nacional de Salud del Niño, debido a muchos riesgos, como el uso de ciertas máscaras o a cierto maquillajes que pueden ocasionar daños en la piel o reacciones alérgicas.

Otro de los factores que puede perjudicar la salud de los niños es ola ingesta exagerada de dulces que puede provocar dolores de estómado, empachos, diarreas o inclusive vómitos. Zoila Yanac Reinoso, jefa del servicio de emergencias ha emitido ciertas recomendaciones como el control de los productos que se le brinda a los pequeños para sus disfraces, y una regulación en el consumo de golosinas durante las celebraciones de Halloween.

Los riesgos surgen de ciertos tipos de golosinas que se venden en cantidades y luego se reparten de forma informal, que cuentan con ciertos colorantes no aptos para el consumo humano o algunos aditivos poco recomendables, o inclusive, fabricados en sitios donde no se respetan las condiciones de higiene necesarias para la manipulación infantil.

La jefa del servicio comentó que algunas formas de detectar golosinas en mal estado es revisando una coloración oscura y un olor fuerte, agregando:

“Estos productos que no reúnen las condiciones sanitarias requeridas podrían causar problemas digestivos, como gastritis, parasitosis, entre otros males”.

De por si los padres son quienes se deben encargar de no permitir que sus niños coman demasiadas golosinas ya que de por si pueden provocar caries, además de dolores de estómago y descomposturas.

De igual forma a la hora de comprar máscaras de disfraces o maquillajes hay que prestar atención y verificar que cuenten con las respectivas autorizaciones dermatológicas que aseguren la ausencia de plomo, cadmio, cromo y otros materiales peligrosos.

Por último la especialista hizo referencia a los peligros en la calle en casos de que los niños vayan a pedir golosinas por el barrio:

“En ocasiones, los niños con intención de recoger más golosinas cruzan intempestivamente las calles o se empujan sin percatarse que los vehículos circulan a velocidad”.

Vía |  RPP
Foto | Entre Padres

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...