Astenia primaveral en la infancia

Pronto empezará la primavera y con ella el riesgo de que los niños y niñas padezcan astenia primaveral. Los expertos recomiendan una buena alimentación, saludable y cargada de productos frescos, una correcta hidratación y realizar ejercicio físico regularmente, para prevenir o reducir los efectos de la astenia primaveral en la infancia.

Prevenir la astenia primaveral

El próximo 21 de marzo empezará oficialmente la primavera, un cambio de estación que trae consigo aspectos positivos y negativos como, por ejemplo, la astenia primaveral, un trastorno leve y pasajero que resulta incómodo por varias causas, provoca una sensación de bajón y de fatiga constante, malestar general, dolor de cabeza, irritabilidad, trastornos de memoria, falta de concentración, problemas de sueño, etc. Generalmente se trata de un trastorno que afecta especialmente a las personas de entre 20 y 50 años de edad, siendo las mujeres las que más acusan el problema.

Pero también se produce astenia primaveral en la infancia, problema que año tras año aumenta y que difiere un poco de la astenia primaveral en adultos, aunque existen algunos síntomas que son comunes, como los dolores de cabeza, la falta de apetito o la fatiga muscular entre otros. Hoy os queremos hablar de cómo se puede prevenir o aliviar los síntomas de la astenia primaveral en niños y niñas de un modo simple y sencillo, evitando que tengan que padecer los problemas indicados que al final pasan factura a su desarrollo intelectual, al estado de animo y a su buen descanso.

Uno de los factores clave para la prevención de la astenia primaveral en la infancia es la alimentación, donde no deben faltar los productos frescos y naturales, las frutas y las verduras, que proporcionan todos los nutrientes que el organismo de los menores necesita para poder gozar de buena salud, reduciendo los cambios de biorritmo asociados a la entrada de la nueva estación, factor que los expertos apuntan como responsable de la astenia primaveral.

Lo cierto es que no resulta fácil identificar si los menores están sufriendo astenia primaveral, pero existen algunos signos que delatan su presencia, como la irritabilidad, la apatía, el nerviosismo, etc. Si el trastorno ya está presente, se debe aplicar el mismo remedio que el de la prevención, una buena alimentación y evitar las comidas grasas y copiosas. También es recomendable realizar ejercicio físico regular, recordemos el dicho Mens sana in corpore sano (Mente sana en cuerpo sano), ya que además de estar en mejor forma, ayudará a conciliar el sueño, a comer mejor, etc.

Claro, que en el caso de los niños que sufren las alergias primaverales, parece que la astenia agrava el malestar, por lo que merece la pena acudir al especialista para que prescriba el tratamiento adecuado que permita reducir los efectos de las alergias y de la astenia. Otro factor importante a tener en cuenta es que los menores tengan una buena hidratación, los niños y niñas deben estar bien hidratados, ya que el cambio de estación conlleva un aumento de temperaturas, y aunque parezca poco significativo, es suficiente para que se incremente la sudoración y, por tanto, la necesidad de agua.

Como podemos comprobar, los consejos son sencillos y fáciles de seguir, por otro lado, se deberían seguir a lo largo de todo el año, ya que una buena alimentación y ejercicio regular son los pilares de una buena salud. Hablando de la astenia primaveral, el trastorno no afecta por igual y dependerá del organismo de cada menor para que se aprecien en mayor o menor medida sus efectos y consecuencias, por ello, no está de más acudir al pediatra y pedirle consejo, ya que dependiendo de cada niño y niña, las recomendaciones pueden variar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...