Aspirar cuerpos extraños durante la infancia causaría neumonía

Entre los pequeños uno de los accidente más comunes es que entre juego puedan ingerir de forma accidental algún cuerpo extraño, existiendo casos en los que el mismo se deposita en el pulmón lo que ocasiona que sea víctima de repetitivas neumonías si no es que se lo atiende de forma oportuna, según indican los médicos del Hospital de Emergencias Pediátricas de Lima.

Cualquier elemento pequeño puede ser ingerido por los niños que como sabemos, se llevan todo a la boca, lo cierto es que en la mayoría de los casos se quedan trabadas en la garganta pero en otros son capaces de seguir curso y alojarse en los pulmones, algo que genera un cuadro mucho más complejo. El jefe del Servicio de Neumología Pediátrica de este hospital, Mayer Falcón Ruiz, explica:

“Cuando los elementos pequeños llegan al pulmón, se produce una obstrucción parcial o total del órgano respiratorio, por lo que el paciente repentinamente tiene tos, respira de forma complicada y el color de su rostro se vuelve morado”.

Cuando se presentan esos síntomas es necesario que el niño reciba asistencia de forma inmediata, de no hacerlo, podrían comenzar a sufrir frecuentes cuadros de neumonía lo que iría provocando un serio desgaste en los pulmones, hasta ir disminuyendo su capacidad generando graves problemas respiratorios. En esos casos hay que realizar una broncoscopía flexible que permitirá definir el sitio exacto del pulmón donde se aloja el cuerpo extraño.

“Para esta intervención, el paciente debe estar bajo anestesia general y local para introducir la fibra óptica por sus fosas nasales hasta llegar a los pulmones. Una vez hallado el cuerpo extraño, se ingresa una pinza a través de un conducto de la fibra óptica para efectuar el retiro”.

En caso de que con este método no se pueda retirar el elemento, se puede optar por la broncoscopía rígida, siendo un procedimiento más doloroso ya que el material utilizado no es flexible como en el caso anterior.

Entre las cifras de peligrosidad encontramos un 60% de niños de dos años afectados, un 30% de niños mayores a 5 años y un 10% de diversas edades, siendo los objetos más frecuentes en accidentes de aspiración las piedras, aretes, semillas, puntas de lapiceros, alfileres, piezas de juguetes o silbatos pequeños.

Vía |  Andina
Foto | Pediatra en Casa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...