Asma infantil

alergias infantiles

Galicia es la comunidad española con mayor incidencia de asma infantil, así se indica en el estudio ISAAC (Estudio Internacional de Asma y Alergia en la Infancia). Al parecer, el porcentaje de casos de asma infantil se sitúa en el 8%, aunque si tomáramos los datos de toda la población, el porcentaje sería del 15%, llega casi a doblar la media española que se sitúa en un 8%. La mayoría de los casos son producidos por los ácaros del polvo, en Galicia estos artrópodos disfrutan de unas condiciones ambientales muy favorables para su proliferación.

Son los excrementos de los ácaros y los propios ácaros muertos la causa de la alergia y concretamente de la mayoría de casos de asma infantil. Aunque estamos hablando de Galicia en concreto, lo cierto es que esta enfermedad está afectando de forma alarmante, cada vez se dan más casos. Hace tres años el asma afectaba a un 5% de la población mundial, hoy se calcula que hasta un 10% de la población infantil mundial padece algún tipo de asma. 10 de cada 100 niños sufre asma, es una cifra muy elevada a tener en cuenta.

No es extraño que el asma infantil aumente y dependiendo del país existe una explicación para ello. En los países industrializados los niños están cada vez menos expuestos a los agentes infecciosos, esto se traduce en una reducción de la estimulación del sistema inmunitario, al no existir agentes infecciosos el organismo comienza a defenderse de sustancias que en sí son inocuas, como puede ser el polen o los mencionados ácaros. Hacemos un paréntesis para recordar el post de la higiene infantil excesiva y sus consecuencias, ya que guardan relación con esta situación.

Las alergias también son fruto de la contaminación medioambiental y de los productos químicos aplicados en la industria alimentaria, pesticidas, fungicidas, etc., la verdad es que son un conjunto de factores que forzosamente provocan el aumento de las alergias infantiles y del asma infantil. Los especialistas de salud nos proporcionan varios consejos a tener en cuenta, son normas de prevención y tratamiento que conviene aplicar.

En un niño es necesario conocer cuáles son los síntomas que preceden a una posible crisis asmática y no obviar ninguna de las señales de alerta que podemos apreciar. Un resfriado que no termina de curarse y posteriormente desemboca en tos o una leve dificultad para respirar no nos debe hacer creer que es simplemente un resfriado mal curado, puede estar gestándose el inicio de la enfermedad. Ante esta situación se hace necesario acudir al especialista para descartar o en su defecto, recibir el tratamiento adecuado.

Si el niño ya padece asma, reconocer los síntomas que preceden a una crisis contribuirá a que se puedan reducir sus efectos, estornudos continuados, picores de nariz, tos seca…, en este caso el especialista siempre te aconsejará cuándo es el momento más oportuno para administrar los fármacos que tratan el asma en niños. Cabe remarcar que no es recomendable abusar del Ventolín (inhalador para tratar el asma), los especialistas sólo lo aconsejan en momentos oportunos y no se debe dar alegremente al niño, pues puede incluso agravar la situación.

Hay que procurar evitar aquellos factores o situaciones que terminan provocando ataques agudos que impiden respirar bien al pequeño, animales de compañía como puede ser un perro o un gato puede ser un desencadenante de una crisis, por tanto hay que procurar mantener al animal bien limpio, extremando la higiene para poder eliminar los pelos o la caspa que produce, elementos que pueden propiciar una crisis asmática.

El ambiente en el domicilio familiar también puede ser motivo de ello, la humedad, el polvo y el exceso de calor favorecería la proliferación de ácaros, por tanto, airear la casa es muy recomendable, así como mantas y sábanas. Algunos expertos recomiendan un purificador de aire para que recoja la mayoría de polvo y ácaros que se encuentran dispersos en el ambiente. Las alfombras y moquetas también reúnen los requisitos adecuados para que los ácaros proliferen, en definitiva, todo lo que sea textil puede ser un foco que provoque un ataque de asma.

Hemos tocado sólo algunos factores de una afección muy seria, pero se puede ampliar mucho más la lista de cosas a tener en cuenta con el fin de proteger la salud de los niños. Como hemos dicho antes, la contaminación ambiental es un factor de riesgo, igual que el humo del tabaco, que provocan distintas enfermedades además del asma infantil, pero de ellos hablaremos detalladamente en posteriores post.

La prevención es una valiosa arma que mejorará la calidad de vida del niño, también es necesario seguir fielmente el tratamiento aconsejado por el especialista y no retirarlo bajo nuestro criterio creyendo que el niño ha mejorado, es el pediatra quien debe aconsejarlo.

Para finalizar hay que decir que un niño asmático no debe vivir en un entorno de extrema vigilancia, no se debe tratar como a un enfermo, ya que le afectaría psicológicamente. En la medida que se pueda debe realizar deporte, ya que esto le ayuda a desarrollar los pulmones, debe poder jugar con sus amiguitos y en definitiva ser tratado como un niño normal, pero con una dosis de prevención.

Vía | Europa Press
Más información | Respirar
Foto | Jirsa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...