Aprender matemáticas desde pequeños

Aprender matemáticas desde pequeños

Recientes estudios han demostrado que es posible desarrollar y reforzar las capacidades matemáticas de los niños desde los primeros años de vida.

Los estudios han demostrado que el cerebro humano está tan predispuesto genéticamente para el cálculo como para el lenguaje. En cuanto es capaz de utilizar bien el órgano de la visión el ser humano desarrolla una habilidad llamada subitización que le permite distinguir a simple vista y en un tiempo record cantidades que van del uno al cuatro. En general a partir del cinco ya no podemos valorar el número exacto y tenemos que ponernos a contar y sumar los objetos cosa que por supuesto los niños pequeños no saben hacer.

Una manera de fomentar la capacidad del niño con las matemáticas es ayudarle a desarrollarlas y reforzarlas siendo creativos desde el nacimiento hasta la educación primaria, dejándole que se mueva con libertad y que analice el espacio que hay a su alrededor tanto en casa como fuera de ella, aprendiendo jugando ya que los números están a nuestro alrededor, enseñándole a poner la mesa aprenderá si son cuatro o cinco los platos y vasos que debe poner, enseñarle a echar tres cucharaditas de azúcar en la leche, canta canciones y rimas infantiles en las que aparecen los números, y para los más mayorcitos, usar un calendario de hojas para que cada día arranque la correspondiente, aprender una coreografía con pasos numerados, o los juegos apilables dan lugar a contar.

Un estudio realizado en 1992 en Massachusets bajo la dirección de Karen Wynn demostró que a los pocos días de vida un recién nacido posee la noción de los números uno, dos y tres, y es capaz de sumarlos y restarlos. El experimento se llevó a cabo siguiendo las expresiones faciales de los bebés. Se situó delante de cada niño un teatrillo con un telón bajado. El bebé veía como una mano colocaba una marioneta y después otra detrás de la pantalla dando a entender 1 +1 y cuando al abrirse el telón veía dos muñecos reaccionaba con aprobación. A continuación la investigadora con manos invisibles colocaba otro muñeco a escondidas o bien retiraba uno de los anteriores, con lo cual el bebé mostraba desconcierto ante el resultado de que 1+1 ya no sumaban dos.

Con esto podemos concluir que fomentar desde pequeños el aprendizaje de las matemáticas servirá para que de mayores les sea más fácil el aprender a usar bien los números.

Vía | Revista Mi bebé y yo
Foto| Niccy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...