Aprende cómo educar a tus hijos con amor y firmeza

Nuestros hijos deben crecer con buenos modales y buenas crianzas, por eso cuando son pequeños debemos criarlos sabiamente

Así debes educar a tus hijos para que sea personas de bien

En esta ocasión queremos hablarte acerca de la disciplina positiva, y es que esta es una metodología que tiene sus orígenes en los años 20, en la psicología individual del psicoterapeuta y medico Alfred Adler y su alumno, el psiquiatra Rudolf Dreikurs.

Adler era discípulo de Freud (aunque por muy poco tiempo) y por primera vez se empezó a compartir la idea para mejorar la sociedad, en la cual se tenía que invertir el educar de forma respetuosa a los pequeños y también a los adolescentes.

Asimismo, Adler pensaba que las conductas negativas de los niños realmente eran producto de una desconexión que no se podría cambiar con el autoritarismo, tampoco con los castigos, sino formando un ambiente de permanencia mediante un trato firme y amable al mismo tiempo.

Estas técnicas pedagógicas empezaron a implementarse en Viena, pero luego de su muerte, el alumno Dreikurs las lleva a estados unidos y posterior a esto se comienza a “regar” este legado para así saber cómo educar a tus hijos.

Dreikus siguió estudiando acerca de las teorías de Adler, e incluso acuño la terminología “educación democrática”, y esto fue algo que en ese momento dio un cambio conceptual muy relevante, debió a que hasta entonces la educación de los niños era simplemente la imposición, solo era ejercer autoridad por parte de un adulto.

Al pasar algunas décadas, las teorías educativas de Adler y Dreikus conseguirían más seguidores gracias a la labor divulgativa entre padres y maestros que realizaron las psicólogas Lynn Lott y Jane Nelsen, ellas de enfocaron en estos estudios y creación el programa de disciplina positiva.

Si hubieras sido de esa época esa era la manera que te mostraban de cómo educar a tu hijo.

Cómo educar a tus hijos siendo firme y amable al mismo tiempo

El estilo educativo autoritario se enfoca en educar a los niños tomando el control de su comportamiento con la imposición del adulto. Este tipo de educación trae resultados negativos en el niño, como falta de autoestima, inseguridad, miedo, sumisión, rebelión entre otros.

En el lado opuesto se hallaría la permisividad o ausencia de límites, que de igual manera da consecuencias fatales para el progreso de la personalidad del menor, tales como falta de buen juicio, confusión, desorientación o sentir que tiene derecho a todo.

La Disciplina Positiva no se enfoca en criar con imposiciones de un adulto, sino que es una filosofía educativa con base a la enseñanza profunda y consciente, para que sea el propio niño quien medite sobre las consecuencias de sus actos y se incluya en la búsqueda de soluciones.

Adler ya determinó que para educar con respeto había que hacerlo con amabilidad y firmeza, los dos en un mismo momento. Pero ser amable no quiere decir complacer a los niños, prevenir que cometan errores o que estos sean solucionados de inmediato; al igual que ser firmes no quiere significa a castigar o humillar al niño.

Amabilidad y firmeza en un mismo momento

Establecer límites en la educación te ayudará a conocer cómo educar a tu hijo. Estos son imprescindibles, pero debes siempre mantenerlos, desde el respeto y la amabilidad. Animar al niño para así empoderarlo y que el mismo conozca lo que no esta bien.

Los niños requieren sentir que son parte de su entorno, y que su ayuda es bien recibida e importante. De esta manera lograremos que el niño tenga un sentido de conexión que le será de entusiasmo a la hora de actuar.

Todas las personas tenemos los mismos derechos y queremos el mismo respeto, y claramente, los niños también. Por ello, la Disciplina Positiva no apoya la superioridad del adulto a la hora de educar y se enfoca siempre en una relación bidireccional respetuosa.

Los errores son una muy buena manera de aprender, por lo que lejos de catalogarlos o castigar al niño por ellos, los usaremos como una oportunidad de aprendizaje.

Invita a los niños a conocer sus propias capacidades, impulsando su autonomía y animándoles a observar, meditar, sentir y tomar decisiones por sí mismos.

¿Qué se necesita saber para aplicar la Disciplina Positiva?

La Disciplina Positiva es efectiva a largo plazo, pues se va trabajando con herramientas que educan al niño, habilidades de la vida que le serán útiles siempre. Las técnicas efectivas a corto plazo no guardan respeto para con el niño.

Aunque la Disciplina Positiva tiene una serie de herramientas efectivas que pueden ayudarnos a saber cómo educar a nuestros hijos, ponerlas en práctica no es tan fácil como seguir una serie de tips. Incluso, se necesita de mucha paciencia, perseverancia y confianza, pues como hemos dicho antes, los objetivos son a largo plazo.

El cambio profundo y consciente debe darse primeramente en nosotros, como educadores y como padres. Es decir, debemos hacer un ejercicio importantísimo de reflexión e introspección personal, y evaluar qué podemos cambiar para educar con amabilidad y firmeza al mismo tiempo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...