Antitérmicos infantiles

Fiebre infantil

Los antitérmicos infantiles son medicamentos que reducen la temperatura corporal restaurándola a un estado normal, es decir, reducen la fiebre. Sin embargo, antes de recurrir a los antitérmicos es necesario utilizar otras medidas que son más naturales, algunas de ellas serían reducir el número de prendas de ropa que lleva el niño, bañarlo con agua templada, etc.

La fiebre, también denominada temperatura, calentura o febrícula, es el aumento de la temperatura corporal por encima de lo que se considera nivel normal, unos 37º C. La fiebre es una respuesta del organismo que tiene el propósito de combatir a aquellos patógenos que han invadido el cuerpo y que pueden producir distintas enfermedades o infecciones. En los niños más pequeños la fiebre es una reacción más evidente, esto es debido a que su sistema inmunológico es todavía inmaduro y necesita la ayuda de mecanismos como la fiebre.

La fiebre es un peligro cuando supera determinados valores, a partir de los 40,5º C puede provocar graves consecuencias en los niños, estrés celular, delirios, necrosis de tejidos, etc. Por ello, los antitérmicos infantiles pueden ser un eficaz medicamento para prevenir el exceso de fiebre. Como hemos dicho antes, los antitérmicos sólo se deben usar cuando otras medidas alternativas no han surtido efecto y cuando la temperatura corporal supera los 38º C.

Los especialistas recomiendan no abusar de estos medicamentos y no eliminar totalmente la fiebre, ya que se trata de un mecanismo de defensa y su eliminación podría retardar la curación. Es necesario dejar que sea el sistema inmunitario del niño el que actúe siempre dependiendo de la gravedad de la enfermedad, de este modo, las defensas maduran y se fortalecen al eliminar los patógenos invasores.

Los antitérmicos son beneficiosos si se utilizan adecuadamente y siempre bajo prescripción médica, a pesar de que se puedan adquirir sin receta en las farmacias. Recordemos que se trata de medicamentos y no deben ser utilizados sin control médico. Existe el concepto de que estos medicamentos son totalmente inocuos y resultan beneficiosos, incluso ante unas decimas de fiebre, algunos padres se apresuran a administrar a sus hijos antitérmicos, lo que no resulta recomendable por lo que hemos explicado anteriormente.

La acción ejercida por estos fármacos permite reducir la temperatura en un máximo de 1,5º C, es decir, si el niño tenía 39º C de fiebre, el medicamento logrará situar la temperatura corporal a unos 37,5º C al cabo de una hora de su administración. Una pregunta que nos podríamos plantear es si estos fármacos reducirían la temperatura corporal por debajo de los valores normales al ser tomados sin la existencia de fiebre. La respuesta sería no, simplemente no causarían ningún tipo de efecto.

Es preferible que sea el especialista quien nos aconseje sobre el uso de los antitérmicos infantiles y qué tipo especifico es el más adecuado para el niño, Apiretal, Dalsy… ya que no todos resultarían igualmente eficaces, algunos podrían estar contraindicados dependiendo de si se está tomando otra medicación o de la situación específica del sistema inmunológico del niño.

Foto | Lancesh

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...