Antibióticos contra la desnutrición infantil

Un estudio concluye que es recomendable el uso de antibióticos con niños sanos que padecen desnutrición, con ello se incrementa la tasa de supervivencia.

Medicamentos y suplementos vitamínicos contra la desnutrición de los niños

Acabamos de conocer un curioso estudio en el que se recomienda proporcionar antibióticos a los niños que sufren desnutrición infantil. Esta es una de las conclusiones que se han obtenido en un estudio de gran espectro llevado a cabo con 2.767 niños malauís (República de Malaui, África). Los expertos de la Universidad de Washington (Estados Unidos) sugieren prescribir antibióticos a aquellos niños que aunque sanos, acuden a los consultorios médicos por tener un cuadro de desnutrición menos crónico, actualmente estos medicamentos se proporcionan a los niños que han sido hospitalizados, al estar ingresados se puede asegurar que toman las dosis oportunas y que no ingieren agua contaminada, estas son pautas recomendadas por la OMS.

Se supone que los antibióticos hay que proporcionarlos cuando existen infecciones bacterianas, no se proporcionan como algo preventivo ya que se contribuiría a que con el tiempo los fármacos no tengan efectos. Ofrecer antibióticos sin sufrir una enfermedad puede favorecer que las bacterias adquieran resistencia a los fármacos. Sin embargo, en el caso de la malnutrición infantil, los investigadores constatan que los antibióticos son una medida eficaz que reduciría la mortalidad.

Como decíamos, el estudio se llevó a cabo con 2.767 niños con edades comprendidas entre los 6 meses y los 5 años, sufrían desnutrición severa pero estaban sanos. A todos ellos se les proporcionó un alimento terapéutico RUTF (Therapeutic food), se trata de un producto diseñado específicamente para combatir la malnutrición, es un suplemento dietético de emergencia que se puede proporcionar a niños o adultos con necesidades nutricionales especiales. Generalmente estos alimentos están formados por una mezcla que combina carbohidratos, proteínas, lípidos, minerales y vitaminas, en este caso se dio a los niños una mezcla de mantequilla de cacahuete, azúcar y leche entre otros ingredientes. Paralelamente se formaron dos grupos, a uno se le administró un antibiótico y al segundo un medicamento placebo.

Los resultados son interesantes, los niños que tomaron el suplemento alimentario y el medicamento placebo, tuvieron una tasa de mortalidad del 7’4%, en cambio los niños que recibieron el RUTF y uno de los dos antibióticos usados (Cefdinir y Amoxicilina) tuvieron una tasa de mortalidad menor, un 4’1% y un 4’8% respectivamente. Los expertos apuntan que estas cifras a gran escala representarían poder salvar a unos 20.000 niños al año, hay que tener en cuenta que actualmente la desnutrición crónica afecta a 20 millones de niños en todo el mundo.

Claro que es una medida algo complicada, sobre todo por el coste económico, si actualmente ya se demandan fármacos para poder suministrar en los hospitales porque no hay suficientes, el coste económico y la accesibilidad son dos impedimentos que se deberían abordar, por lo que podemos pensar que abastecer a las consultas resultaría aún más complicado. Los investigadores nos explican que el coste del Cefdinir asciende a unos 5’75 euros, el coste de la Amoxicilina asciende a casi dos euros, costes reducidos en comparación con el tratamiento a base de RUTF, cuya terapia asciende a unos 36’5 euros. Viendo estas cifras, se podría decir que los antibióticos son un suplemento de coste más reducido que garantizarían la supervivencia de muchos niños que padecen desnutrición.

Tiene mucho sentido proporcionar antibióticos a los niños desnutridos, sobre todo porque son mucho más vulnerables a las infecciones y enfermedades al tener un sistema inmunitario más debilitado. Aunque como hemos indicado, habría que tener en cuenta la resistencia que esta práctica puede generar en las bacterias, por lo que sería interesante un nuevo estudio que mostrará dicho riesgo. Según leemos aquí, de momento la OMS está revisando las recomendaciones en lo que respecta a uso de antibióticos u otros fármacos con niños que padecen desnutrición, y posiblemente recomiende extender el uso a los ambulatorios y en niños sanos que padecen desnutrición. Como ya es habitual, es necesario desarrollar nuevas investigaciones y en otras partes del mundo que sufren este problema, para constatar la viabilidad del tratamiento, posiblemente ya se estén planteando este tipo de investigaciones.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través del artículo publicado en la revista médica New England Journal of Medicine.

Foto | DFID – UK Department for International Development

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...