Angiomas

Angíomas

Alguna vez hemos oído la palabra angioma o lunares y manchas en la piel  pero muchas veces no tenemos muy claro lo que es ni por qué aparece en un niño esta enfermedad. Los angiomas son alteraciones a nivel vascular formados por células que forman normalmente las paredes de los vasos sanguíneos que se encuentran en la piel.

Existen dos tipos de angiomas;

Hemangiomas tumor benigno que se desarrolla de forma exagerada pero no invade otros tejidos ni suelen transformarse en tumores malignos, aparecen en un 10% de los casos. Dentro de los hemangiomas se distinguen tres tipos distintos, los tuberosos o superficiales manchas que van creciendo y tornándose abultadas, los cavernosos o profundos de color más azulado y calientes al tacto, más voluminosos que los anteriores, o los mixtos una mezcla de ambos.

Angiomas planos,  son capilares sanguíneos dilatados y congestionados frecuentes en niños menores de un año de edad, no son tumores y aparecen en un 40 % de los casos. Se reconocen por ser manchas rojas en la piel, los angiomas planos son manchas rosas o rojo pálido suelen aparecer en párpados y frente o en la nuca y en el 95% de los casos suelen desaparecer durante el primer año de edad.

La evolución natural de los angiomas se presenta en tres etapas;

  • Etapa proliferativa dura de cinco a siete meses y durante este periodo puede crecer la lesión.
  • Etapa estacionaria, entre los siete y catorce meses de vida del bebé en los cuales la lesión no evoluciona.
  • Etapa de involución a partir del año la lesión comienza a desaparecer, puede durar hasta los cinco o seis años de edad.

El tratamiento a seguir generalmente en el 95% de los casos de angiomas desaparecen solos sin hacer nada menos del 2% necesitan tratamiento por motivos estéticos, lo que sí que hay que tener claro una vez que el niño ha nacido con un angíoma es saber que la lesión crecerá en un principio no hay que alarmarse porque es una evolución normal, actualmente sólo se tratan los que creces muy aceleradamente o los que afectan a los ojos o al conducto auditivo, la nariz o los que están expuestos a traumatismos por su localización y por consecuencia a hemorragias o ulceraciones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...