Amigdalitis infantil

Amigdalitis infantil

Las dos amígdalas que están en la parte posterior de la garganta forman parte del anillo de glándulas linfáticas que protegen la entrada del sistema respiratorio y digestivo. Son muy pequeñas en el momento de nacer pero se van agrandando y alcanzan su tamaño máximo a la edad de seis o siete años. A partir de ahí se encogen pero no desaparecen como ocurre con los adenoides.

Las amígalas son relativamente grandes a la edad de la escuela primaria, que es el momento en que el tracto respiratorio empieza a ser atacado por cierta variedad de microbios nuevos, se supone que actúan para detenerlos. La amigdalitis es una infección aguda, vírica o bacteriana de las amígdalas, que a veces se vuelven anormalmente hinchadas e inflamadas. Ocurre principalmente en los niños en edad escolar, aunque a veces también en los adolescentes y adultos.

La  amigdalitis infantil se inicia repentinamente con una garganta irritada y dificultad al tragar, en el término de pocas horas el niño tiene fiebre y puede parecer bastante enfermo. La irritación dolorosa de la garganta hace que algunos niños vomiten o tosan, en muy pocos casos el niño tiene una convulsión febril.

Los más pequeños a menudo se quejan de dolor de estómago, los ganglios de cada lado del cuello y en el ángulo de la mandíbula pueden hincharse y hacerse sensibles, se notan pequeñas protuberancias parecidas a nudos. A veces persisten durante varias semanas después de haber disminuido los síntomas principales.

En realidad todos los niños tienen uno o más ataques de amigdalitis que es muy contagiosa, la frecuencia de los ataques generalmente disminuye después de los siete años, a medida que se desarrollan las defensas.

El niño deberá permanecer en casa aunque no necesariamente en la cama, en una habitación caldeada, tomando la medicación que le haya recetado el médico que suele ser paracetamol y gran cantidad de líquidos, aunque no hay que forzarle ni a comer ni a beber si no quiere. La amigdalitis infantil desaparecerá en pocos días. Si los ataques son tan frecuentes que afectan a la salud en general la única forma de resolverlo es extirpándolas aunque los médicos no suelen estar a favor de ello.

Foto| WaLuigi-Huiiiiiiiiiii!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...