Alimentación saludable, guía para las familias

Alimentación saludable, guía para las familias es una publicación que ya tiene algunos años, sin embargo merece la pena recuperar su lectura por los consejos que ofrece.

Guia para la alimentación infantil

El Ministerio de Educación y Ciencia y el Ministerio de Sanidad y Consumo lanzaron la publicación Alimentación saludable, guía para las familias, una práctica guía de 70 páginas que nos habla de los alimentos, las necesidades nutricionales que tienen niños y adolescentes, aspectos relacionados con la alimentación y las emociones, cómo deben actuar los padres ante las chucherías, qué hábitos y estilos de vida son los más recomendables… en definitiva, todo tipo de información relacionada con una alimentación saludable para niños y para las familias en general.

Como sabemos, la alimentación y el estilo de vida son dos pilares fundamentales para gozar de buena salud, tener una buena capacidad intelectual, ser más felices, evitar problemas como el sobrepeso y la obesidad… siguiendo unas simples reglas podemos mejorar significativamente el bienestar en el seno familiar, por ello los Ministerios citados trabajaron para lanzar la guía Alimentación saludable, guía para las familias, publicación de lectura amena y sencilla, con recomendaciones fáciles de seguir y cuya finalidad es ayudar a las familias que desean mejorar la alimentación de sus hijos.

Al final de esta guía se publica un decálogo de alimentación infantil al que merece la pena dar un vistazo, es la síntesis de todo lo que se dice en ella, a continuación su transcripción:

¿Cómo debe ser la alimentación para niños y adolescentes?

1. Variada. Acostumbra a tu hijo o hija cuanto antes a que coma de todo y a degustar los sabores de distintos alimentos. La clave para educarle en hábitos alimentarios saludables está en ofrecerle una alimentación variada desde sus primeros años de vida. Es dificil que el niño o la niña aprenda a comer bien si no le has dado la posibilidad de tomar contacto con una gran variedad de alimentos.

2. Sana. Escoge los alimentos con menos grasa, con poca sal, abundantes vegetales (verduras, frutas, legumbres y cereales integrales), y en cantidades acordes a su apetito y a sus necesidades.

3. Equilibrada. Es imprescindible que conozcas el menú del colegio, para complementarlo con el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena, y hacer así una alimentación equilibrada. Los alimentos deben distribuirse a lo largo del día para que el cuerpo obtenga de ellos los nutrientes y mantenga el nivel de energía que necesita, según sus exigencias.

4. Nutritiva. Ofrécele alimentos de todos los grupos (frutas, verduras, carnes, pescados, cereales, legumbres…), para que puedan elegir los que más le gusten. Está en tus manos evitar que tu hijo o hija consuma habitualmente alimentos superfluos, llenos de calorías vacías, como dulces, refrescos, chucherías, patatas fritas de bolsa y similares, o precocinados, como hamburguesas y pizzas.

5. Apetecible Sí cocinas los alimentos (verduras, pescados, legumbres…) de diferentes maneras, combinas los alimentos que sabes que le gustan menos a tu hijo o hija con otros que le agradan más y presentas los platos en la mesa de forma atractiva, tienes muchas garantías de que la comida le resulte más apetecible.

6. Divertida. Hazles partícipes de la compra, la elaboración de comidas, la preparación de la mesa, etc. Esto puede ser una oportunidad para que aprendan buenos hábitos y disfruten de la comida.

7. Sorprendente. Enséñales todo lo que sabes sobre los alimentos: para qué sirven, qué funciones desarrollan en el cuerpo, cuánto necesita el cuerpo de cada alimento…

8. Ordenada. Disfrutad en familia del momento de la comida o de la cena, en un ambiente relajado y tranquilo, siguiendo un orden a la hora de comer: primer plato, segundo plato y postre.

9. Consistente. Asegúrate de que el niño o niña hace al menos tres comidas consistentes al día: desayuno, comida y cena. Y si pasan más de cuatro horas entre una y otra, anímale a que tome un tentempié.

10. Educativa. Es esencial que la educación de hábitos alimentarios saludables se lleve a cabo tanto en casa como en la escuela. La educación exige de la familia paciencia, dedicación, constancia, disciplina, no hacer concesiones inaceptables y respeto por el apetito del niño o niña, siempre que su ritmo de crecimiento y desarrollo se encuentre dentro de la normalidad.

Aunque la publicación está algo desfasada y sería interesante actualizarla, os recomendamos acceder a este enlace (Pdf) y descargaros la guía para tenerla a mano, seguro que sus consejos os resultarán de interés y utilidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...