Algunos padres no deberían enseñar o entrenar a sus hijos

Este es un ejemplo de tantos sobre por qué algunos padres no deberían enseñar o entrenar a sus hijos, disciplina, dureza, exigencia… los niños pueden terminar sufriendo una forma de maltrato infantil.

En este impactante vídeo podéis ver a un padre y a su hijo de tan sólo 6 años de edad en una rampa de un skatepark, un lugar en el que se practican deportes como el skateboarding, el roller o el patinaje agresivo. Como podéis apreciar, la rampa tiene una considerable altura y su inclinación es prácticamente vertical, parece que el padre trata de convencer al pequeño para que se tire por ella con el monopatín, evidentemente el hijo tiene miedo y no se decide a lanzarse.

Al ver que el pequeño no se lanza, el padre toma la decisión de empujarlo por detrás a traición, como el que aparta un cubo con el pie. Con esta acción es lógico que el pequeño pierda el control y sufra una caída que podría haber tenido consecuencias fatales. Por fortuna no sufrió ninguna herida de importancia, sorprende ver al padre como tras empujar a su hijo, ni siquiera lo mira, se da la vuelta y se dirige hacia las escaleras para bajar. Es evidente que algunos padres no deberían enseñar o entrenar a sus hijos, y menos cuando muestran este tipo de actitud.

Parece ser que se preguntó al padre el por qué de esta acción, la respuesta fue que el pequeño tenía que aprender. Algunos padres están excesivamente entusiasmados con la idea de que sus hijos se conviertan en estrellas de un determinado deporte, creen que su formación debe llevarse a cabo desde una edad temprana y no dudan en ser duros y disciplinados tratando a los pequeños como personas adultas. Este tipo de conductas pueden ser consecuencia de las frustraciones de los padres al no conseguir sus metas en deportes como el fútbol, el béisbol o el skate, como es en este caso, también puede ser debido al afán de popularidad y fama, la verdad es que se podrían citar muchas posibles razones.

La actuación del padre ha provocado todo tipo de comentarios negativos, algo lógico, incluso parece que las autoridades se han interesado por el caso y han querido hablar con él. Lo que resulta más sorprendente es que después de esta acción el pequeño continuó patinando en otras pistas menos peligrosas, quizá el temor al padre supera al temor de practicar este deporte. De este tipo de casos donde los padres exigen demasiado a sus hijos ya hemos hablado en varias ocasiones, los niños sufren en muchas ocasiones en silencio y perfectamente se podría considerar una forma de maltrato infantil. Podéis conocer toda la historia a través de este artículo publicado en Daily Mail.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...