Actividades culturales desde pequeñitos

arte para bebes

Si existe algo importante para la educación de nuestros hijos es inculcarles desde pequeños la curiosidad por la cultura.

No importa la edad que tengan, existen múltiples actividades culturales para niños que desde muy pequeñines les pueden ayudar a ir acostumbrándose a acudir a diferentes espectáculos y a crecer con inquietudes culturales.

Que sean tan chiquitines es una ventaja a la hora de aproximarles a diferentes tipos de conocimiento. En esta ocasión nos centraremos en las representaciones teatrales que despliegan su capacidad sensitiva.

El teatro

Los niños tienen una especial capacidad para apreciar el arte, ya que no cuentan con ningún prejuicio y están abiertos por completo a cualquier cosa que se les presenta ante los ojos. Dejar que sean ellos mismos los que descubran la cultura es algo maravilloso, la función del adulto será, exclusivamente, la de ayudarles a entender las cosas que no alcancen a comprender y solamente si ellos preguntan.

Puede ser una experiencia increíble que los más peques de la casa vivirán con enorme intensidad. Existen obras de teatro para bebés, pensadas para niños que no superan los tres años y que se adaptan a ellos. Su duración es de aproximadamente media hora.

Los actores que interpretan este tipo de montajes se encargan de hacerlo desde el propio universo de los niños, recreando su lógica. No existen normas de lo que se trata es de que experimenten e interactúen en el espectáculo.

Grandes emociones

Es una manera maravillosa para que den rienda suelta a sus emociones, por eso no debemos alarmarnos si de pronto comienza a llorar, es probable que se encuentre cansado, o sintiendo algo tan especial que le hace expresarlo de ese modo. Lo que no debemos hacer es recriminarle este comportamiento como si estuviera haciendo algo malo, se le debe escuchar y respetar su necesidad de seguir o no en el patio de butacas.

Si existe la posibilidad, lo ideal será estar lo más cerca posible del escenario, de este modo el contacto con lo que allí sucede es mucho más intenso y no perderán detalle.

Abrazarlos o cogerlos en brazos también puede ser una buena forma de que ellos compartan con los adultos todas las emociones que están haciéndoles vibrar, lo que favorece además una mejor comunicación entre padres e hijos.

Una vez terminado el espectáculo es probable que no pueda hacernos una crítica detallada de lo que allí ha presenciado, sin embargo esto no significa que no se haya enterado de nada.

Disfrutar junto a ellos es una experiencia única ¿de verdad os la vais a perder?

Vía | www.guiainfantil.com
Foto | mark sebastian

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...