Actividad para niños hiperactivos: ejercicios de yoga

El yoga es una de esas actividades para niños hiperactivos que le va a enseñar a nuestro hijo a saber concentrarse y relajarse. Además, le estimularemos la imaginación y la creatividad. Para que funcione mejor debemos practicar con él ejercicios de respiración

El yoga es una actividad para niños hiperactivos muy eficaz, además  no es competitiva por lo que su función no es buscar los límites, sino que el niño haga lo que pueda, sin presionarlo. Gracias al yoga los niños aprenden a conectar mente, cuerpo y respiración. Hay ejercicios de respiración que no conllevan esfuerzo físico, podemos utilizarlos cuando el niño esté muy tenso, muy nervioso y no consigamos hacerle parar. El yoga se puede empezar a practicar a partir de los 3 ó 4 años de edad.

En casa podemos hacer fáciles ejercicios de yoga para tranquilizar al niño.

Lo más importante del yoga para niños es que se lo planteemos como un juego, no como una obligación, de esta forma conseguiremos centrar su atención en los ejercicios que le planteemos, además las sesiones no deben durar más de 30 ó 40 minutos. Sería bueno empezar y terminar con ejercicios de respiración, de esta manera acabará relajado y tranquilo, es por esto que se considera el yoga como una de esas actividades para niños hiperactivos muy beneficiosa.

El yoga les va a estimular la imaginación, la creatividad y les va a enseñar a concentrarse, a centrar la atención, a respirar y a respetar la naturaleza, ya que los ejercicios que plantearemos a continuación tienen que ver todos con animales o elementos de la naturaleza. Los ejercicios los podemos hacer sobre una colchoneta para que sea más cómodo, siempre hay que moverse de forma tranquila, moviendo las partes del cuerpo poco a poco y explicándole al niño que pasos debe hacer, como si le estuviéramos contando un cuento.

Ejercicios de respiración

La respiración de la ratita: sentado con las piernas cruzadas, la espalda recta, los ojos cerrados y las manos sobre las rodillas. Igual que una ratita olfatea debemos hacerlo nosotros con la respiración. Coger aire tres veces seguidas y soltarlo de golpe. Repetir unas siete veces.

La respiración del oso: Los osos son animales que invernan y duermen y se relajan mucho, saben respirar para relajarse. Como ellos, los niños también pueden aprender a relajarse a través dela respiración. Nos estiramos en la colchoneta, cabeza mirando al techo y ponemos la mano sobre nuestro ombligo. Cerramos los ojos y respiramos tres veces contando mentalmente, se tiene que hacer en tres tiempos, soltamos el aire de la misma manera, contando tres veces mentalmente y en tres tiempos.

La respiración del patito: estiramos al niño sobre una colchoneta de hacer ejercicio, las manos debajo de la cabeza y los ojos cerrados. Colocaremos un patito de los que tenemos para el baño en el ombligo del pequeño. Le pediremos que respire profundamente y suavemente, al coger y al soltar el aire, el patito sube y baja al ritmo de la respiración.

Ejercicios para niños

¿Cómo crece un árbol? imaginamos que tenemos una semilla en la manita. Debemos hacer que la entierren bajo tierra, que la rieguen y que la vean crecer, el niño es la semilla. Con gestos tranquilos y suaves deben hacer el sol con sus brazos, sentados en el suelo con las piernas cruzadas y la espalda recta. El silencio es esencial. Cuando ya han hecho el sol y han regado la semillita ésta empieza a crecer. Iremos estirando los brazos poco a poco, luego nos vamos a ir poniendo de pie, primero una pierna, luego la otra y terminaremos estirados con los brazos muy abiertos, en forma de árbol y terminando por apoyarnos en una sola pierna, manteniendo el equilibrio.

Posición del elefante: con la boca por debajo de las rodillas, las manos abiertas hacia delante como si fuéramos un elefante, estiraremos la cabeza hacia atrás curvando un poco la espalda, como si quisiéramos tirar la trompa hacia detrás y luego hacia delante hasta esconderla entre las piernas. Lo haremos varias veces, con movimientos suaves y lentos, sin presionar al niño, para que se lo tome como un juego.

Posición de la flor: Debemos imaginar que somos una flor. Si somos más de dos nos pondremos en corro, sino uno delante del otro. Imaginemos que es de noche y la flor está cerrada. Nos acurrucaremos hacia delante, sentados en el suelo, nos cogemos las manos, la cabeza entre las piernas. Se va haciendo de día, la flor se va abriendo, la cabeza poco a poco se va levantando, también los brazos, hasta que la flor está abierta del todo, con la cabeza hacia atrás y los brazos extendidos. Se vuelve a hacer de noche y cerramos poco a poco la flor.

Foto | Krishna Avanti School en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...