3 de cada 10 niños españoles sufren de insomnio

Uno de los factores elementales en el desarrollo de un niño son las suficientes horas de sueño cada día, cosa que no en todos los casos llega a cumplirse y que supone una gran cantidad de problemas en la vida del pequeño. Se ha descubierto por ejemplo que tres de cada diez niños españoles duermen mal o sufren de insomnio infantil debido a malos hábitos adquiridos en sus rutinas.

La información la ha emitido la Unidad del Sueño del Hospital Universitario de La Ribera (Valencia), junto con un importante alerta hacia los padres de niños que tengan insomnio para indicarles un tratamiento ya que de no ser así es sumamente probable que el insomnio se extienda hasta la vida adulta. Las cifras se han podido generar gracias a lo que viene siendo la referencia nacional en cuestiones de descanso infantil, la Unidad del Sueño del centro sanitario de Alzira.

En el marco de los descubrimientos se ha nombrado por el Ministerio de Sanidad un co-coordinador científico del Comité de Calidad de las Unidades del Sueño, el doctor Javier Puertas, con el fin de elaborar documentos y recomendaciones viables para el tratamientos contra los trastornos de sueño durante la infancia, en un campo sumamente dificil ya que para los expertos calcular la calidad del sueño en niños es mucho más complejo que en adultos.

Para identificar a un niño con insomnio solamente es necesario prestar atención a una serie de patrones de conducta, como irritabilidad, fatiga, inquietud o ansiedad, somnoliencia, dificultades para concentrarse y un progresivo bajo rendimiento escolar. La alarma contra el mal descanso está vinculada además, junto con la televisión en exceso y una vida sin deportes, a la creciente tasa de obesidad infantil en el país.

Entre las malas rutinas que provoca insomnio en los niños, está justamente la de ver televisión hasta altas horas de la noche en días laborales, lo que luego reduce significativamente la calidad y duración de su tiempo de sueño, por lo que es obligación de los padres regular el consumo de tecnología de sus niños, haciendoles cumplir un horario fijo durante la semana para que puedan cumplir con todas sus obligaciones.

Los niños deben dormir de 10 a 11 horas entre los 2 y 3 años de vida, hacia los 5 y 6 años se deben mechar siestas durante la tarde, y de allí hasta la adolescencia el niño debe dormir de 8 a 9 horas diarias. Es importante que para cumplir con la rutina del sueño se evite darle a los niños bebidas azucaradas antes de dormir o que contengan cafeína, no deben jugar a juegos de video o mira demasiada televisión, sino más bien relajarse luego de la cena y prepararse para dormir.

Vía | Europa Press
Foto | El blog de bebes

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...