10 razones para apuntar a los niños a un campamento de verano

Son muchas las razones que debemos tener en cuenta para apuntar a los niños a un campamento de verano, son espacios ideales para la diversión, el aprendizaje, vivir nuevas experiencias, hacer nuevos amigos, etc. Aquí os facilitamos algunas razones y sus argumentos.

campamentos infantiles

Como cada año, llega la época de los campamentos infantiles de verano, espacios ideales para la diversión, el aprendizaje, vivir nuevas experiencias, hacer nuevos amigos, etc. Varios expertos aseguran que los campamentos veraniegos son muy útiles, contribuyen en el desarrollo físico y psíquico, mejoran la autonomía y la madurez, la capacidad de atención y comunicación, incluso aseguran que la capacidad de aprendizaje es mucho mayor que la que se vive en las aulas de los colegios. Con los campamentos de verano se alcanzan más objetivos pedagógicos que se complementan con los conseguidos en el colegio.

Para los adultos es un respiro, los niños tienen vacaciones pero los mayores tienen obligaciones laborales, algo que impide atender a los pequeños que están disfrutando de un periodo vacacional de tres meses. Un mes aproximadamente se podrá disfrutar en familia de las vacaciones, pero los otros dos restantes hay que planificarlos, una temporada en un campamento infantil de verano, una temporada en casa, otra con familiares… de este modo las vacaciones serán plenas y los niños, además de divertirse, aprenderán y desarrollarán sus capacidades. Hoy queremos daros 10 razones para apuntar a los niños a un campamento de verano, posiblemente tras la lectura valoraréis la posibilidad de que los niños disfruten de unos días en un campamento.

Sobre la oferta queremos comentar que es muy amplia, el baremo de precios es holgado y la temática y actividades muy variadas, en breve os recomendaremos algunos campamentos que nos han parecido interesantes. Ahora sin más demora, pasemos a conocer las razones para que los niños vayan a un campamento de verano:

Diversión. El objetivo principal debe ser siempre que los niños disfruten y encuentren en los campamentos experiencias inolvidables en un entorno relajado y cargado de energía positiva.

Aprender a compartir. Un campamento de verano es un lugar ideal para compartir ideas, vivencias y conocimientos con otros niños.

Aprendizaje experimental. En el campamento todo el aprendizaje es divertido y práctico, esto es, experimental. El contenido de los campamentos están orientados para que el proceso de aprendizaje sea significativo.

Desarrollo de habilidades sociales. Gracias a este tipo de experiencias, que permitirán a los niños hacer nuevas amistades y les obligarán a adaptarse a un nuevo entorno, tendrán la oportunidad de desarrollar habilidades sociales tan importantes como la empatía, la generosidad y la aceptación del otro.

Educación en valores. El trabajo en equipo, la solidaridad, la autoestima, la responsabilidad, el compañerismo, la independencia y la competitividad sana son solo algunos de los muchos valores que pueden aprender y afianzar en un campamento de verano.

Rutina y orden. Aunque las actividades que se proponen se orientan a la diversión y el disfrute del alumnado, se fomentan a su vez el orden y las rutinas, lo que deriva, entre otras capacidades, en un desarrollo de la voluntad y de los hábitos del niño.

Innovación. Es una ocasión inmejorable para que los niños prueben nuevas actividades, pensando también en aquellas actividades extraescolares a las que podrían apuntarse en septiembre. Esto repercutirá también en un mejor conocimiento de uno mismo y, por ende, en un crecimiento personal.

Autonomía. De manera natural el niño, al adaptarse al nuevo entorno y afrontar situaciones a las que, quizás, se enfrenta por primera vez, enriquecerá tanto su autonomía como su autoaprendizaje.

Capacidad de comunicación. El niño, al terminar su jornada (y al estar ésta llena de estímulos nuevos), querrá compartir sus experiencias con su familia. Para ello, tendrá que ordenar los hechos, seleccionar el contenido y argumentar sus ideas. Este proceso enriquecerá sus habilidades comunicativas y dará información muy valiosa a su familia.

Atención personalizada. Se trata de dar respuesta a una necesidad real de las familias, que se aseguran de que sus hijos pasarán estas jornadas rodeados de buenos profesionales que dedicarán a su cuidado todas sus competencias, lo que deriva en una mayor tranquilidad de los padres.

Estas son algunas de las razones que nos ofrece este artículo de Ser Padres, pero hay algunas más a tener en cuenta, aunque quizá no son tan significativas. Otro tema que trataremos además de las razones que quedan por destacar, es la búsqueda de un campamento.

Buscar un campamento que reúna las condiciones que nos interesen es sencillo, en la red encontramos herramientas como las guías y directorios de campamentos infantiles de verano, podremos buscar por comunidad autónoma y ciudad, por idiomas, por oferta de actividades y así un largo etcétera, como decíamos, de estas herramientas y de algunos campamentos en concreto hablaremos próximamente.

Foto | Grupo Cruz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...