Relación entre contaminación y bajo peso al nacer

Según un nuevo estudio hay una relación directa entre los niveles de contaminación y las probabilidades de que el bebé nazca con un peso inferior a 2,5 kilos.

Contaminación en Pekin

Últimamente salen muchos estudios que nos ayudan a prevenir o mejorar el nivel de vida saludable que llevamos. Pero no siempre es oro lo que reluce, es decir, aunque a veces pensemos que lo ‘estamos haciendo bien’, algo falla y a veces, no está en nuestra mano evitarlo. Y es que en este caso, un estudio internacional afirma que hay una relación directa entre el bajo peso que muchos bebés presentan al nacer y la contaminación.

La verdad es que ya sabemos que la contaminación es mala para la salud, pero lo malo no solo es que sea mala, es que aunque pensemos que el nivel de contaminación en los que nos movemos habitualmente está entre los mínimos saludables porque lo dicen los ‘expertos’, esto, parece que no es verdad. De ahí la importancia de estos estudios. Según uno de los investigadores que han realizado este estudio, Mark Nieuwenhuijsen: ‘El verdadero problema es que las zonas que hemos analizado tienen niveles de polución que son normales.’

Es decir, según la Unión Europea el tope de microgramos por metro cúbico en el aire establecido es de 25 para las partículas de PM2,5, pese a que la OMS (Organización Mundial de la Salud) advierte que los niveles por encima de 10 microgramos ya son nocivos para la salud. De ahí que los expertos adviertan que todos estamos expuestos a esos niveles de contaminación, porque pocas ciudades se salvan de estas cantidades de partículas contaminantes. En cualquier caso, dependiendo de en qué ciudad vivamos, el riesgo de que el bebé al nacer pese menos de 2,5 kilos puede variar.

El ejemplo más claro lo tenemos en ese estudio, donde los expertos afirman que un bebé que nazca en una ciudad de Holanda, donde los niveles de contaminación están en torno a 20,3 microgramos (por debajo de lo recomendado por la UE pero muy por encima de lo que advierte la OMS) tiene un 15 o un 20% más de probabilidades de nacer con bajo peso, que un bebé que nazca en una ciudad de Canadá, donde la contaminación oscila en torno a los 3,98 microgramos por metro cúbico. De hecho, del estudio se deduce que en las ciudades con gran acumulación de partículas contaminantes es de donde han salido los peores resultados.

Según estos investigadores, en el peor momento o en el que el bebé es más sensible a la contaminación, es en el último trimestre del embarazo, que de hecho, es cuando el bebé debe coger más peso. Aunque debemos recordar, que los factores que influyen en el bajo peso del bebé al nacer, no solo son la contaminación, aunque pueda influir. Otro factor de riesgo es, por ejemplo, el tabaco.

Imagen | cvander

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...