¿Qué está sucediendo con la vacuna de la varicela?

Desde el pasado mes de julio no se puede encontrar la vacuna de la varicela para comprarla libremente por los padres en las farmacias, solo se abastece a los hospitales.

Vacuna de la varicela

Los padres de niños menores de 12 años, sobre todo de niños pequeños, están desorientados por el desabastecimiento repentino que desde el pasado mes de julio se está produciendo en las farmacias de muchas de las comunidades autónomas de España de la vacuna de la varicela. Pero no solo los padres andan desorientados con este tema, ya que muchos especialistas como pediatras, enfermeros y farmacéuticos, no comprenden tampoco este caso insólito de bloqueo por parte de las autoridades sanitarias de las nuevas partidas de esta vacuna. Es un caso que produce inseguridad entre los padres e indefensión. Pero para orientarnos un poco, comencemos por el principio.

¿Qué es la enfermedad de la varicela? ¿Cómo se puede contagiar?

La varicela es una enfermedad causada por un virus, por lo tanto es una enfermedad infecciosa. Su sintomatología es la de fiebre con malestar y lesiones en la piel que suelen cursar en ampollas o granitos. Estos granitos son bastante molestos a causa del picor y porque si no se cuidan o incluso aún cuidándolos pueden dejar marcas en la piel. La cuestión es que se trata de una enfermedad muy contagiosa, ya sea por vía aérea o por contacto directo.

El problema es mayor si tenemos en cuenta que la enfermedad se contagia incluso uno o dos días antes de que comiencen a aparecer los primeros granitos. De esta forma, un niño con varicela asistirá a la guardería, a clase o al parque sin saber que tiene la varicela y en ese momento, ya es muy contagiosa. Además, la enfermedad es contagiosa hasta el final de su ciclo, incluso hasta que todas las costras de los granitos estén completamente secas, es decir, que tarda una serie de días en dejar de ser contagiosa. Con lo cual, un niño con varicela debe guardar reposo entre 6 o siete días, en los que, evidentemente, faltará a clase.

Por otro lado, los mayores, es decir los papás, hermanos, abuelos, profesores y demás personas adultas que rodean al menor, evidentemente, están expuestas a pasar la enfermedad, a no ser que ya la hayan pasado con anterioridad. Me parece importante mencionar que cuando se pasa la enfermedad de la varicela en la edad adulta y según opinión de muchos especialistas, las complicaciones y las molestias son mucho mayores.

Además de todo esto, excepto en comunidades como Madrid, Navarra, Ceuta y Melilla dónde la vacuna de la varicela aparece todavía en su calendario de vacunación, se ha comprobado que en las comunidades autónomas que vacunan a sus niños antes de los doce años se ha reducido el ingreso hospitalario a causa de las complicaciones derivadas de la varicela, se han disminuido, en general, los casos de varicela y, por supuesto, ha disminuido el numero de fallecimientos, en los casos más extremos.

Beneficios de poner la vacuna de la varicela

El debate sobre si poner o no vacunas en los niños pequeños viene de antaño. Incluso muchos especialistas han tenido que salir en defensa de las vacunas para evitar que muchos padres dejaran de administrarlas a los niños. El caso más reciente que recuerdo es el del pediatra Carlos González – admito que es uno de los pediatras que más confianza me da por su claridad al expresarse, por defender el derecho de las mamás y de sus bebés a practicar la lactancia materna, por ayudar a muchas madres con sus consejos para que críen a sus hijos con amor y respeto dentro de una crianza natural – que con su libro ‘En defensa de las vacunas‘ nos dio a muchos padres los argumentos necesarios para seguir vacunando a los niños sin miedo.

La cuestión es que los primeros beneficiados en ponerse la vacuna de la varicela son, sin lugar a dudas, los niños, sobre todo si son pequeños, sin olvidar que muchas familias tienen más de un hijo. Esto significa que si el niño mayor contrae la varicela, puede contagiarla al hermanito, que puede ser un bebé pequeño. Pero no solo eso, el hecho de vacunar a los niños implica que los mayores estamos protegidos, ya que si no enferman los niños, no la contagian a las personas mayores, a esto se conoce como ‘inmunidad de grupo‘.

Recomendaciones para poner la vacuna de la varicela

La Asociación Española de Pediatría, hasta ahora, recomienda poner la vacuna de la varicela  a todos los niños españoles en dos dosis, una a los 12 – 15 meses de edad y una segunda dosis a los 2 – 3 años. Los argumentos que tienen para que, a través del Comité Asesor de Vacunas, se recomiende la vacunación son de suficiente peso como para tenerlos en cuenta. Es decir, si los profesionales se basan en estudios rigurosos y científicos para llegar a esta conclusión, ¿por qué ahora sanidad impide que se pueda vacunar a los niños menores de 12 años?

Por otro lado, según las autoridades sanitarias, en España, a partir del año que viene, todos los niños de más de 12 años que no hayan pasado la enfermedad se podrán vacunar. Y yo me pregunto, si el porcentaje de niños que llegan a los doce años han pasado la enfermedad de forma natural o bien han sido vacunados es del 95%, ¿qué sentido tiene que prohíban la vacuna en estos momentos si es tan efectiva?

Desde la Asociación Española de Pediatría se pide que los padres puedan decidir si quieren o no vacunar a los niños: ‘Los pediatras queremos que esta vacuna entre en el calendario vacunal infantil porque a los 12 años, ya la han pasado el 95% de los niños, pero si no, que nos la dejen en la farmacia para que cada padre pueda decidir‘.

¿Qué solución pueden encontrar los padres?

Con este desabastecimiento tan radical hay muchos padres que se encuentran ante la tesitura de que sus hijos han recibido la primera dosis de la vacuna, pero ahora no los pueden vacunar de la segunda, porque no se puede comprar. Cabe decir que, después de buscar bastante información sobre el tema y hablar personalmente con madres y padres que están padeciendo ahora mismo este problema, muchos optan por pedir o comprar directamente la vacuna en otros países, como por ejemplo Andorra.

La razón es que aquí ahora no se puede comprar y allí, además, es más barata. Es más, existe la opción de comprar la vacuna vía Internet y a través de mensajería refrigerada la vacuna puede llegar a casa. No obstante, tengo que recordar que según la ley actual está prohibido comprar medicamentos en otros países si la causa es beneficiarse del precio.

Conclusión

Las sociedades científicas han mostrado su preocupación por esta medida que llega desde el Ministerio de Sanidad. Esto es porque una de las razones que esgrime Sanidad para bloquear la vacuna Varivax, es que considera que se está abusando de ella. Pero estos argumentos no son suficientes para que se impida que los niños puedan ser vacunados por libre elección de los padres, ya que si el progreso nos ha dado una vacuna que evita que los niños sufran – y algunos incluso sufran complicaciones graves – no se comprende por qué se prohíbe su abastecimiento, más si el medicamento ya estaba aprobado.

A día de hoy existen diferentes incongruencias sobre la disponibilidad de la vacuna en las farmacias para que las puedan comprar los padres libremente, vía hospitalaria sí se encuentra, pero no se puede comprar de forma privada. Por todo esto, me pregunto: ¿Por qué Sanidad hace oídos sordos a las recomendaciones de asociaciones como la Asociación Española de Pediatría (AEP), la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph) o la Asociación Española de Vacunología (AEV), entre otras? ¿Qué opináis de que nos quiten la libertad de poder vacunar a los niños para evitar una enfermedad tan contagiosa?

Fuente | abc.es

Foto | nojhan

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...