Los niños que sufren insomnio

Según cuenta el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, un hospital canario, un 30% de niños en edades comprendidas entre los seis meses de edad y los cinco años sufre problemas del sueño, o lo que conocemos como insomnio. Eso puede suponer un problema para el niño que puede presentar dificultades cognitivas y problemas en su conducta.

Los padres sabemos bien que cuando los niños presentan problemas de sueño en la infancia estos no sólo repercuten en el niño, sino en toda la familia. No obstante, según nos cuentan desde el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, en Canarias, al parecer, cuando la calidad del sueño no es la suficiente para los pequeños, estos sufren o pueden sufrir, dependiendo de cada niño y en mayor o menor grado, problemas en la conducta y pueden presentar dificultades cognitivas. El porcentaje de niños con problemas de insomnio lo han establecido en un 30% en edades entre los seis meses y los cinco años.

Los niños deben aprender hábitos para irse a dormir y tener un sueño profundo

Al parecer, en este hospital tienen una “Unidad del Sueño” que ha permitido estudiar a unos 300 niños cada año con problemas de sueño. El estudio de cada niño se ha hecho dependiendo del grado de complejidad de su problema, ya que unos casos se han podido ir estudiando desde el pediatra (Atención Primaria) y otros desde el propio laboratorio y las consultas del hospital. Lo que está claro es que este tipo de estudios revelan la importancia que tiene que los niños duerman bien y que la calidad del sueño sea buena para evitar que tengan otros problemas.

Esos problemas, además de desestabilizar el sueño del resto de la familia, pueden ser los responsables del comportamiento fuera de lugar del niño durante el día, así como dificultades en el aprendizaje, dolores de cabeza, problemas en la alimentación, irritabilidad, problemas de hiperactividad, problemas o dificultades cognitivas, etc. Cuando los padres observen alguno de estos síntomas, no está de más consultar al pediatra para averiguar si el pequeño tiene una calidad de sueño aceptable.

El caso es que estos niños con problemas de sueño suelen tener problemas para empezar a dormir, ya que demandan mucha atención hasta conseguir conciliar el sueño y además presentan muchos despertares nocturnos que son los responsables de que su calidad de sueño se mala y de que el resto de la familia, sobre todo los padres, acaben desesperados y durmiendo poco o nada. Entre las patologías asociadas a los problemas de sueño se encuentran los conocidos terrores nocturnos, eneuresis nocturna, “mioclonías fisiológicas” (sensación de caer al vacío), etc.

Algunas de las pautas que ofrecen estos especialistas son muy conocidas ya por lo padres, ya que se refieren a educar a los niños con hábitos saludables como horarios, comer bien, hacer ejercicio, no dormir un exceso de horas, sino solo las necesarias, dormir en un espacio tranquilo, fresco y poco iluminado, etc. En el caso de los bebés recordemos que duermen muchas horas, unas son diurnas y otras nocturnas y en este sentido deben ir aprendiendo a distinguir entre el día y la noche, por lo que los hábitos que se les puede ir enseñando deben ir encaminado a que entiendan que los sueños diurnos no son lo mismo que los nocturnos. Una forma de diferenciar la siesta o las horas del sueño del día con las de la noche es, por ejemplo, no eliminar todo el ruido o la luz.

Fuente | abc.es

Foto | Wolfgang Lonien en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...