La hiperactividad infantil podría reducirse gracias a la lactancia materna

Amamantar al bebé durante su primera infancia y prolongar todo lo posible es lactancia puede ayudar a proteger al bebé en trastornos conocidos como el de déficit de atención o de hiperactividad.

Relaciçon entre lactancia materna y 'TDAH'

Hoy he leído un artículo que me ha parecido bastante interesante para defender aún más, si cabe, la lactancia materna. Se trata de un estudio al que hace referencia el diario ‘ABC’ en su edición digital y que ha sido realizado por investigadores israelíes. Según ese estudio la lactancia materna podría reducir el trastorno ‘TDAH’, más conocido como trastorno de déficit de atención o de hiperactividad. El estudio se ha realizado en la Facultad de Medicina de Tel Aviv y ha sido dirigido por la doctora Aviva Mimouni-Bloch.

Al parecer, ese grupo de investigadores ha llegado a la conclusión de que amamantar a los bebés en su primera infancia puede ayudar a protegerlos contra el déficit de atención o de hiperactividad. Esto es debido a que, dentro del estudio realizado entre los niños que padecen este trastorno, existía una menor proporción de niños que fueron alimentados con leche materna. Tras este estudio publicado en la revista de medicina ‘Breastfeeding Medicine‘ y dado a conocer  el pasado mes de mayo en Washington en el ‘Congreso de Sociedades Pediátricas‘, se relaciona los beneficios de la lactancia materna con el ‘TDAH’.

Según parece el estudio estaba dirigido a analizar los hábitos de lactancia de los padres. Para ello se dio a los padres un cuestionario de niños entre los seis y los doce años de edad para determinar e investigar las historias clínicas de estos niños. Según los investigadores la relación entre este trastorno y la alimentación recibida durante los tres primeros meses de vida era importante: ‘Vimos que existe una asociación significativa entre el TDAH y la falta de amamantamiento a los tres meses‘. Además, la directora de este estudio añadió que: ‘Sabíamos que el factor genético era determinante, pero nos sorprendimos al encontrar diferencias significativas entre los que no fueron amamantados a los tres meses y los otros grupos‘.

Este estudio es importante porque es un paso más que demuestra los beneficios de la lactancia materna , pero no solo eso, si no que demuestra también que es importante mantener durante el mayor tiempo posible esa lactancia materna, ya que, además de alimentar al bebé, se le dan defensas, se le tranquiliza y se le podría estar protegiendo de otros problemas como el ‘TDAH’.

Este estudio nos recuerda que la duración de amantar al bebé en la primera infancia juega un papel importante en esa relación. Generalmente la madre puede decidir entre dar el pecho o el biberón, por lo que, si no existe impedimento físico para la madre para que pueda dar a su bebé leche materna, tras este estudio, tenemos una excusa más para defender y promover la lactancia materna.

Fuente | abc.es

Foto | c r z

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...