El consumo de sal aumenta la necesidad de bebidas azucaradas

Algunos estudios demuestran que los niños que suelen comer alimentos salados, luego tienen tendencia tomar demasiadas bebidas azucaradas, esto provoca un riesgo de obesidad infantil.

Relacionado el consumo de sal con las bebidas azucaradas

Según publica la web de ‘Consumer‘ nuevos estudios relacionan la obesidad infantil con el alto consumo de sal. Es decir, que los niños que tienden a comer alimentos demasiado salados tienen también tendencia a tomar bebidas azucaradas para calmar la sed, esto es lo que podría aumentar el riesgo de obesidad infantil. Además, los estudios evidencian que el elevado consumo de sal también provoca hipertensión.

Según los expertos, la sal no contiene calorías, con lo cual hay quien podría pensar que la sal no engorda, pero el efecto que produce el exceso de sal en el organismo es que los alimentos salados abren más el apetito, por lo que esto podría provocar que se ingieran más alimentos de los necesarios. Es más, la Universidad de Londres ya argumentó hace tiempo que precisamente, uno de los factores que puede evitar que los niños tomen demasiadas bebidas azucaradas es reducir la sal en sus comidas. Las bebidas azucaradas o refrescos calman la sed, pero aumentan el riesgo de obesidad infantil.

Otros estudios también evidencian el peligro de tomar demasiada sal en la edad de la infancia. Un ejemplo es la prestigiosa revista Pediatrics que publicó en enero de este mismo año un estudio que llegaba a la misma conclusión: ‘la ingesta de sal predice el consumo de bebidas azucaradas, que a su vez se relaciona con el riesgo de obesidad‘. De otro estudio aún más reciente, publicado en julio de este año 2013 en la revista American Journal of Clinical Nutrition, se desprende la misma conclusión después de estudiar la dieta de más de seis mil niños de entre dos y dieciocho años: ‘el consumo de sodio se asocia a una alta ingesta de bebidas azucaradas‘.

Así pues, estos son sólo tres estudios publicados en prestigiosas revistas dedicadas a la infancia que demuestran que el exceso de sal en la dieta de los niños puede dar lugar a que beban más bebidas azucaradas, lo que promueve el riesgo de obesidad infantil. Así pues, además de otros motivos por los que se debe tener cuidado en el uso de la sal en la dieta de los niños debemos estar atentos a la cantidad de bebidas azucaradas que toman los niños. Personalmente considero que depende mucho de los padres la ingesta de bebidas azucaradas, ya que si los niños tienen a mano un buen vaso de agua fresca y en casa no hay refrescos azucarados se podrá evitar en gran medida que el niño tome este tipo de bebidas. ¿Qué opináis?

Foto | jerrroen

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...