Cómo evitar que el niño tenga miedo a la visita del dentista

Los tratamientos dentales y la limpieza bucal es tan importante en la niñez como en la edad adulta, por ello es tarea de los padres evita que el niño sienta miedo de ir al dentista.

Cómo evitar que el niño tenga miedo a la visita del dentista

Los niños son como esponjas, ya que lo captan todo y suelen aprender los roles que ven en casa, incluidos los miedos y las manías. Es por ello que los adultos, es decir, los padres, debemos adoptar una posición natural y evitar que los hijos puedan ver nuestros propios ‘miedos’, sobre todo para evitar que esto les suponga un problema a la hora de realizar su propia visita obligada al dentista. Y es que los niños ya tienen suficiente con sus propios miedos como para inculcarles aún más.

El tema del  miedo al dentista suele ser una actitud propia de los padres y que puede ser un inconveniente para la buena salud bucal de los niños. No obstante, es bien cierto que, además de los padres, hay otro profesional que tiene la labor de evitar que los niños le cojan miedo a visitar su consulta, me refiero a los propios dentistas.  En cualquier caso, la odontofobia no es un hecho ajeno ni aislado, ya que según la Organización Mundial de la Salud hay un porcentaje del 15% de pacientes que lo sufren en nuestra sociedad.

Es por ello que, en la medida de lo posible, los padres podemos poner de nuestra parte para evitar que los niños tengan miedo a ir al dentista, ya que podemos tomar diferentes actitudes para estimular y potenciar que los niños respeten y quieran a este profesional. Algunos de los consejos que podríamos dar es que, por ejemplo, el niño vea al dentista como a un amigo, es decir, si el niño lo visita asiduamente lo verá como al pediatra, uno más de la familia y se acostumbrará a verlo, algo que le ayudará a no tenerle miedo.

Por otro lado,  es importante evitar comentarios o expresiones que demuestren que los padres tenemos nuestros propios miedos. Es decir, el niño debe sentirse seguro porque ve que los padres también lo hacen, es mejor que los niños no le tengan miedo al dentista, ya que las técnicas y los tratamientos actuales han mejorado mucho de cuándo nosotros éramos pequeños, algo que facilita la labor del dentista para que los niños no tengan miedo. Además, la clínica debería estar ambientada para evitar que los niños puedan cogerle miedo.

De hecho hay un estudio de la Universidad Hebrea de Jerusalén sobre la ansiedad infantil y la odontología. En este estudio se pudo ver la diferencia que hay entre unos niños que eran atendidos en una consulta iluminada adecuadamente, con colores y con música a otra con tan solo luces de fluorescente. La diferencia es que los primeros niños padecían ansiedad infantil un minuto, mientras el resto lo sentía durante varios minutos. Por ello se aconseja que los niños vayan a clínicas dentales especializadas en la infancia.

Por otro lado, los padres podemos ayudar a nuestros pequeños aplaudiendo su valentía, es más, se pueden aprovechar pequeños detalles para animar a que se laven los dientes cada día, a que aguanten los tratamientos dentales y, si los padres lo consideran oportuno, premiando de vez en cuándo esa valentía con algún pequeño detalle. Además, podemos utilizar el juego para que respeten y quieran al dentista, jugando a dentistas en casa o entre ellos. ¿Qué otros consejos añadiríais para evitar que los niños sientan miedo para ir al dentista?

Foto | makelessnoise

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...